Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es una sirena? ¿Es una foca? No, es Carolina Sobe

Y llegó Carolina Sobe...telecinco.es
Minuto de juego y resultado. Terminamos la tercera gala más despiertos tras todo lo sucedido. Los concursantes ahora sí se están ganando el arroz, gracias a las broncas de la semana y sus correspondientes réplicas en la palapa. Ya se sabe, el lema es: no a la reconciliación, queremos movidón. El recuento de decesos en el concurso es tal como sigue: hemos perdido a tres concursantes (Oriana, Tejado y Santana), expulsado a otros tres (Pelopony, Anabel y Pascual), mientras que solo una nueva concursante se ha incorporado al juego. Y lo hizo haciendo la foca, lo cual no es empezar con buen pie, pero tampoco con malo.

Carolina Sobe lleva un poco de humor a los Cayos Cochinos, y eso no es poca cosa. Lástima que cuando hayan pasado dos o tres semanas nos daremos cuenta de que ya conocíamos la gran mayoría de sus bromas y humoradas, que repite de forma machacona como si fueran ocurrencia del momento. Anoche parodió ‘La sirenita’ e hizo la foca (no es broma, la imagen de @CampKrypton que encabeza este escrito lo acredita) y todo daba la sensación de estudiado previamente. Y es que a la Sobe le pasa como a los malos actores, parece que estuviera siempre leyendo el guion en el autocue.

Sea como sea, es de celebrar que tras la pérdida irreparable de Pelopony se haya incorporado Carolina, que al menos lleva un poco de humor, aunque sea de baratillo. Esta es la primera de las incorporaciones previstas, porque el balance con el que esto ha empezado es algo preocupante. En dos semanas hemos perdido seis concursantes y solo se ha incorporado uno nuevo. Si este ritmo se mantiene, no llegamos mucho más allá de Semana Santa.

Anoche estaba previsto que se produjeran dos incorporaciones, pero Tony Spina no apareció por ningún lado. Siento tener que hacer conjeturas, pero no me queda otra. O anda en objetos perdidos de algún aeropuerto o le ha detenido la policía por ir paseando un tupé más propio de los años sesenta. Se rumorea que la Interpol lo tiene en búsqueda y captura. El lunes anterior casi le hacen salir de plató apresuradamente camino de Honduras, pero luego le vimos tranquilamente en el debate del miércoles y juraría que nos habían asegurado al final de la semana que ya había partido con destino a Cayos Cochinos, pero allí ni está ni se le espera.

Ahora que menciono la famosa frase dicha el 23 de febrero por Sabino Fernández Campo, que fuera jefe de la Casa del Rey (“Ni está ni se le espera”, dijo en relación con el general golpista Alfonso Armada), la noche tuvo algún otro aroma que me recordó aquella fatídica noche del golpe. Anabel fue expulsada por la audiencia y apareció por sorpresa en Cayo Timón, donde se encontró solo con Aran Aznar. Tras anunciarle Jorge Javier que esa era su nueva casa, ella se negaba a aceptarlo y pedía hablar con la autoridad competente (“militar, por supuesto”), o sea, la inspectora.

Los Pantoja son mucho de pedir hablar con la inspectora, aunque esta igual se ha dado a la fuga con el del tupé. El ‘Elefante Blanco' nunca aparece (ni se le espera), como bien hemos podido aprender en estos años. Anabel es muy joven y no entendería bien de lo que estoy hablando. Es más, seguramente no querría hablar conmigo sin antes haberse comunicado con la inspectora. Las risas del equipo en Cayos Cochinos se han escuchado desde Alaska hasta Tierra de Fuego, y me parece a mí que tienen cachondeíto asegurado por muchos años con lo de la inspectora.

Para cachondeo el de Aran, que fue capaz de incrementar la angustia de Anabel tratando de convencerla de que llevaba una semana sola en aquella isla. Si ya parecía dispuesta a pedir a la inspectora que la sacara de allí, la perspectiva de permanecer varios días a solas con Aznar en una isla la debió terminar de convencer. Algo parecido les debió pasar por la cabeza a ciertos gobernantes tras estar en las Azores con el tío de Aran. A partir de ahora, cuando tenga ganas de huir (que me pasa bastante) llamaré a la inspectora. A ver qué pasa.

Durante un rato pensamos que Anabel se terminaría quedando en Isla Bonita, como pasó con Aran, pero ese bonito sueño duró poco porque al final sus compañeros hubieron de decidir si preferían seguir conviviendo con Aran o tener a la Pantoja como nueva compañera. No cabía mucha duda de que preferirían a Aran, sobre todo porque Anabel ya se encargó la pasada semana de transmitirles su deseo de abandonar gratis, o sea, ahorrando el dinerito de la sanción.

Ni siquiera le valió de nada a Anabel la llamada de su primo Kiko Rivera (“cantándole al amor”, dice en su canción superventas). Usando el guion de su madre el pasado año intentó convencer a su prima de que resistiera un poco más, aunque tan solo fuera una semana. Apenas tuvo que cambiar el “eres Rivera y eres Pantoja” por un más escueto “eres Pantoja”. Las cosas como son. Por cierto, me pareció escuchar de fondo a Isabel diciendo: “¡Que no se vaya ni de coña! Dile que se quede. Que no estoy para pagar otra sanción”. Pero Anabel se había enrocado, y su primo se la bufaba. ¿Acaso es inspectora Kiko Rivera? Pues eso.

Lo que va a ser un lío a partir de ahora es denominar a los concursantes, ya bautizados como “palomos” y “bonitos”, en orden de su ubicación en islas. Resulta que anoche ambos grupos se cambiaron de isla, con la tan habitual como inútil orden de recoger todas sus pertenencias en dos minutos. Los minutos en Honduras son más largos, por lo visto.

Ahora los ‘bonitos’ se transforman en ‘palomos’ al haber recalado en Cayo Paloma, hogar abandonado por los antiguos ‘palomos’, que terminaron la noche en Playa Uva. Si algún día los antiguos ‘bonitos’, ahora nuevos ‘palomos’, van a esta nueva isla que ahora entra en juego tendrá que cambiar su nombre y pasar a ser Playa Mala Uva. Piensen en Chiqui o Suhaila y sabrán por qué lo digo.

Antes del cambio de islas, en Cayo Paloma disputaron la prueba de líder, que terminó con Katia y Leo como finalistas. Al mismo tiempo, Bibiana luchaba por mantener el papel de mala malísima de esta historia. Así quedó tras su empecinamiento en la prueba, negándose a colaborar una vez que había perdido toda opción de ser candidata a líder. No quiso hacerlo porque habría ayudado a Leo Margets, a la que el tribunal de los concursantes más famosos tiene enfilada. Igual les pasa con Lomana y Yong. Los tres están sometidos al juicio sumarísimo diario de Bibiana, Katia y Montes. Anabel ha estado asistiendo como oyente a ese tribunal.
Leo, Rafa, Katia y Bibiana
Bibiana se definió a sí misma como “una psicópata” mientras intentaba bloquear la prueba para impedir que hubiera un necesario segundo finalista. Por suerte, anoche reconoció que había sido muy burra, lo cual confirmo y certifico. Aunque ese reconocimiento estuvo acompañado de falsedades e imprecisiones, puesto que su caída definitiva al suelo no fue provocada exclusivamente por Rafa sino también por el tirón del lado de Leo y Montes, al decidir este ayudar a la ‘póker star’.

Antes de eso habían intentado convencer a Bibi de que cediese al no poder optar a ser finalista por haber perdido un coco, lo cual fue inútil. Tampoco es cierto que fuera Yong quien hizo la cabaña el primer día, como dijo Bibiana. A lo largo de la gala de anoche pudimos ver imágenes del paso de Antonio Tejado por el programa (que entró renqueante en plató y al que deseamos una pronta recuperación) y ahí tuvimos la prueba de que en realidad fue este concursante junto a Lomana quienes lo hicieron. Igual va a ser que a Bibiana no le funciona la memoria tan bien como ella presume.

La discusión entre Bibiana y Rafa fue uno de los alicientes de la noche. Lomana repetía que no quería polemizar mientras no podía resistirse a hacerlo. La otra bronca empezó siendo entre Leo y Katia, aunque terminó derivando al ya tradicional enfrentamiento entre esta última y Yong. La polémica venía esta vez de recordar la prueba de recompensa que comenté ayer desde este palafito. La conclusión de Katia es que algunos de sus compañeros tienen envidia de ella. No sé a qué me suena esto. Creo que el próximo paso va a ser acusar a los árbitros de estar robándole el concurso.

Y en esto que saltó la bomba en la palapa. Yong preguntaba tímidamente a Jorge Javier si se permitía a los concursantes amenazar a otro compañero, e inesperadamente acusó a Katia de haberse acercado a él durante una madrugada para expresarle su intención de hacerle la vida imposible incluso en Madrid, tras abandonar el concurso. Rafa aseguró que también había oído lo de “hacer la vida imposible”, lo cual supone la palabra de dos concursantes contra Katia. Falta grabación que lo demuestre, por lo cual es imposible que el programa tome medidas al respecto. Particularmente, no tengo ni idea de si esto es cierto o no, pero me cuadra bastante con el personaje. Cada día deseo más ver convivir a Katia con Suhaila. Puede ser una lucha a muerte.

Volviendo a la discusión entre Bibiana y Rafa, quienes son ya enemigos íntimos en la isla, debo decir que en el tema del fuego estoy del lado de Nacho y Bibiana. El fuego es imprescindible, aunque suponga un desgaste importante al tener que hacer turnos para asegurar su mantenimiento. Posiblemente han pecado de hacer un hogar demasiado grande, lo cual es poco sostenible. Cuanto más grande es la hoguera más leña consume, y no andan muy sobrados. Pero una cosa es optimizar esa hoguera y otra plantearse prescindir de lo que les da vida, garantizando una supervivencia en condiciones mínimamente aceptables.

Al lado de estas luchas fratricidas, la acusación de Chiqui a Vivi de haberla decepcionado porque parece que fue ella la que tiró los trastos a Pascual en lugar de al contrario parece una discusión entre ursulinas. Tiempo le ha faltado a Chiqui para ponerse del lado de la mayoría y machacar a una Vivi que se queda sin apoyos entre sus compañeros.

Al final de la gala, mientras esperábamos que apareciesen Tony ‘tupé’ en la isla y Santana en plató (y no lo hicieron nunca ninguno de los dos), los antiguos ‘bonitos’ volvían a ganar una prueba de recompensa gracias a la cual comieron una bandeja de albóndigas, y cedían a los antiguos ‘palomos’ 60 kilos de leña. La prueba consistía en recuperar del fondo del mar unos palos con los que hacer un puzle de 16 piezas. Vivi, que no sabe nadar, fue elegida para la primera parte de la prueba, siendo Suhaila quien se encargaba del puzle, lo cual hacía Bibiana en el otro grupo. Por poco no terminan durante el programa. Haciendo una simple regla de tres, si les llegan a proponer un puzle de 500 piezas les hubiera llevado unos cuatro años y medio.

Y llegaron las nominaciones, justo después de que en Cayo Paloma, nueva ubicación de los antiguos ‘bonitos’ (esto es como aquello de “las antiguas pesetas”, que tanto se dijo), Aran nominase a Abraham, Viviana y Pascual, siendo la audiencia quien se decantó por este último, tras salvar a Abraham sus compañeros. Pascual se despidió llorando, algo totalmente inédito. Espera, me pasan una nota de que también lloró en lo de Corina y en MYHYV. Nada nuevo bajo el sol, entonces.

Los más VIP nominaron así: Yong, Rafa y Leo a Bibiana. Nacho y Bibiana a Rafa. Y también nominaba Carolina, que se decidía por Yong. Mal empieza la cosa. Bibiana fue la nominada del grupo. La líder Katia (si cada semana hacen prueba de apnea tenemos a la Aveiro de líder perpetua, me temo) nominó a Li, y desde Cayo Paloma 'los exbonitos' volvían a repetir la jugada de dar todos el nombre de Lomana. Igual alguno no se sabe otro nombre. O algo.

Rafa, Yong y Bibiana son, por tanto, los nominados de esta semana. Tres esta vez. Si en la decisión de la audiencia ha de pesar en positivo el trabajo de los concursantes y en negativo su mala leche, está claro que la permanencia de Bibiana está en peligro.