Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La traición de las chicas

Daniela dice que las chicas le han traicionado. Zúñiga está de acuerdo con ella, y para Cuca mientras haya amor es todo pasable. Olfo debe pensar que él también está nominado y aún no ha reclamado tanta atención como su compañera. Juanito 'Golosina' empieza a resultar cansino para casi todos, excepto para los espectadores. Terminando el cuadro, Escassi sigue igual de sobrado y Matías se ríe hasta de su sombra, provocando a su vez la sonrisa de muchos que le vemos.
El equipo que hace los resúmenes diarios tiene motivos para mantener con esfuerzo el buen humor necesario para hacer cosas como las del pasado viernes. Puedo dar fe de que sus condiciones de trabajo son muy duras, a pesar de lo cual cerraban ese último resumen con dos secuencias únicas. Por un lado, Matías derrochaba buen humor y despreocupación a raudales, hablando de la 'tercera guerra mundial' que se ha desatado entre las chicas, a la que tanto él como Escassi son inmunes. "Los boy-scouts nos dedicamos a lo nuestro, a pescar la barracuda", decía el argentino a su "papi" Escassi. La otra imagen es la de Daniela dedicando, de forma poco amorosa, un erupto a las cuatro chicas que le han traicionado, según ella.
A saber si es cierto, pero la coincidencia de las versiones de Daniela y Zúñiga así parecen indicarlo. Es curioso que el paño de lágrimas empleado por la nominada de esta semana sea precisamente a quien ella dio su voto. La ex-atleta confirma haber escuchado comentar a las chicas que iban a nominarla a ella misma, para finalmente cambiar el voto nominando a Daniela. Son cuatro las supuestas traidoras, a saber Begoña, Yolanda (las dos que más le ha dolido), Wilma e Ivonne. Apoyando a Daniela se encuentra no solamente Zúñiga sino también Cuca, nominada por la sexóloga la primera semana y que se apunta a un bombardeo. Si hay amor, claro.
No tengo claro que se pueda hablar de traición. La estrategia de acordar las nominaciones es tan cuestionable si la supuesta víctima es una como si es otra. No termino de entender la diferencia entre que varias chicas acuerden nominar a Zúñiga o a Daniela. Para esta última es distinto y mucho peor lo segundo porque le está perjudicando personalmente, pero poco más. Bien es cierto que si las otras cuatro cambiaron su voto sin comunicárselo le haya podido molestar, pero ha de entender la dificultad que entraña esa situación.
Seguro que lo hubiera flipado si una de ellas le dice: "Que te iba a decir... bueno... ya no vamos a nominar a la Zúñiga", a lo que ella hubiera contestado: "¿Ah, no? Entonces... ¿a quién nominaremos?". "Tú no sé, nosotras te vamos a nominar a ti", respondería la portavoz del grupo de las traidoras. Evidentemente, esto es un despropósito. No le dijeron que cambiarían su voto porque la iban a nominar. Eso es todo. De ahí a hablar de traición va un abismo.
A pesar de lo dicho, ver a las cuatro viborillas tras nominar, sin atreverse a mirar a los ojos a Daniela, disfrutando de los certeros efectos de su alianza (lograron poner en la picota a Daniela), tampoco es que me agrade. Una concentración de silicona tal (salvo Yolanda, las otras tres pueden superar el peso de un cochinillo en prótesis mamarias) puede ser considerada peligrosa. Aunque alguna sería tóxica con tetas sobredimensionadas o sin ellas. Solamente la excusa que acordaron ya resulta patética por poco cierta. ¿Qué Daniela está dividiendo al grupo? Se les ha subido la silicona a la cabeza.
Olfo, por otro lado, calla. Posiblemente está soñando en un relieve mediático que ni le corresponde ni merece. No se sabe de nada que haya hecho este personaje para que se hable de él. Tampoco parece especialmente atractivo y sus formas son más bien torpes. Exasperantemente torpes, diría yo. Que Ivonne le tenga que repetir tres veces que la abrace en la cama (por así llamarlo) y lo haga finalmente con cierta renuencia, da idea de lo lento y poco espabilado que es este falso famoso. Su tono dirigiéndose al 'Golo' es desconsiderado sí o sí. Diga lo que diga quien sea, Juanito puede ser todo lo cansino que se quiera, pero ni él ni nadie merece el tono empleado por este concursante.
El palafitero que firma estas líneas debe ser aún más torpe que Olfo, pero no soy capaz de analizar las imágenes del momento en que dispusieron de un minuto para recoger sus cosas como parecían estarlo haciendo en el debate de anoche. Vi a Juan recogiendo su saco, lo mismo que hubiéramos hecho todos. En ese momento, Olfo le dijo que no cogiera lo personal sino los apeos de pesca y este se fue a por las gafas de pescar. Al final, los demás terminaron cogiendo sus sacos con efectos personales, quedándose el pobre 'Golosina' sin ellos.
De acuerdo que no estuvo muy ágil y aportó más bien poco al grupo, llegando a la balsa con unas tristes (y útiles) gafas. Pero ni veo la mentira o el engaño de Iván ni creo que diste mucho su visión de lo sucedido. Le dijeron que no cogiera su saco y al no hacerlo se quedó sin su ropa. Quien lo hizo fue Olfo, quien sí rescató lo suyo. No digo que le hubiera ayudado nadie, pero tampoco ponerle dificultades en ese momento a quien más problemas podía tener para completar la misión de rescatar sus cosas en apenas un minuto.
Habrá que ver cuanto tarda Olfo en dejar de considerar a Escassi líder natural del grupo para dedicarle sus pretendidamente irónicos desplantes. Bastará con que el 'pijo-jinete' le tire el lazo a Ivonne, para que cambie de opinión. Aunque igual le hace un favor, porque esa sumisión hacia un competidor no deja de ser bastante infantil, no beneficiando para nada a este adicto al Farmatint.
Mientras, Matías y Escassi intentan pescar la barracuda. Sin éxito, de momento. Para mí que harán a Cuca presa antes de meter en la cazuela al pez-cyborg más famoso de Telecinco.