Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alejandro y Laura Matamoros, verdades y mentiras al descubierto

Alejandro y Laura Matamorostelecinco.es
Estoy tremendamente cansado de la campaña de desprestigio orquestada desde cierto sector de la audiencia que considera a Carlos Lozano el mesías de 'Gran Hermano VIP'.
Aquellos que adoran con fervor a Carlos, automáticamente consideran a Laura Matamoros el demonio en persona y no tienen nada mejor que hacer que acusar a esta concursante de todo tipo de cosas. Por las que hace, por las que dice o por las que ellos consideran que querría hacer o decir, intentando quitar el puesto de vidente a Rappel.
Los que no podemos con Carlos Lozano, normalmente atacamos a este personaje respecto a la imagen que nos está plasmando en el reality. Personalmente opino que este hombre se ha dejado los escrúpulos fuera de la casa y que actúa desde que se levanta hasta que se acuesta con un único objetivo: ganar el maletín y derribar a sus contrincantes.
Es loable. 'GH' es un concurso y no soporto a aquellos que sólo intentan hacernos creer que para ellos no es más que un patio de colegio donde hacer amiguitos para toda la vida. Pero, hay una gran diferencia entre estar en silencio y tocar la trompeta…
En los últimos días, hay quien vende la imagen de Fran Nicolás como la de un niño que no tiene medida y que es capaz de todo por hacer daño. Todo esto por haberse inventado –o quizá no, quién sabe- que la novia de Carlos Lozano podría haberle puesto los cuernos.
Fran es malo, Fran es un monstruo que ha jugado con los sentimientos de Carlos… Pero, parece que siempre nos olvidamos con la parte de la historia que menos nos interesa. Parece insignificante que ese invento de Fran Nicolás se haya producido como consecuencia a que Carlos Lozano volviera a bromear acusando a Fran de estar teniendo relaciones con un diputado.
Una broma que ya trajo consecuencias al principio de esta edición y que nuevamente Carlos ha sacado a relucir con la única intención de hacer daño y desestabilizar a su compañero de reality.
Porque que Carlos juegue con la orientación sexual de una persona y se invente que mantiene una relación con un hombre mayor no tiene la menor importancia, pero que Fran Nicolás utilice como contrataque que alguien puede haber gritado “Carlos cornudo” haciendo referencia a su novia 30 años menor que él es un pecado capital imperdonable, ¿verdad?
O todos jugamos con las mismas cartas, o rompemos la baraja.
Algo parecido sucede con Laura Matamoros y Alejandro. Los que de repente apoyan al Míster como ganador de esta edición no paran de acusar a la hija de mi compañero de todo tipo de disparates. Tachan a esta concursante de mala persona, insensible, carente de moral y mil cosas más. 
La última campaña de desprestigio se ha puesto en marcha hace tan sólo unas horas, haciendo viral en las redes sociales dos palabras que nunca han sido pronunciadas por esta chica, pero que ellos se creen con todo el derecho de poner en su boca.
La triste historia de Alejandro no me es indiferente. Es más, este chico me da una pena terrible. Pero su situación personal no le exime de culpa de todo lo que dice y hace y no es una razón de peso para intentar echar por tierra a todo aquel que se posicione en su contra como concursante.
Por mucha pena que me dé este chico, no atiendo a entender esa mentalidad neandertal de la que hace gala cuando opina sobre las chicas que tienen cuenta en redes sociales. Tampoco llego a comprender su afán por ensayar dentro de la casa la caña que dará a los colaboradores en los platós de televisión y su gran interés por conocer el número de salas que querrán contratarle para un bolo. Y mucho menos, que este chico haya explicado en numerosas ocasiones la importancia que tiene para él tener la oportunidad de ganar dinero en este reality para sus asuntos personales y que luego después confiese a un atónito Carlos Lozano que está pensando en vender su coche cuando salga de la casa e irse a Alemania para comprarse un BMW.
Anoche, Laura Matamoros entraba en brote en contra de Alejandro mientras hablaba con Rappel en el dormitorio, llegando a decir: “Pero vamos a ver Rappel, que venda su coche. Si tan prioritario es su puuuñeterea vida, que venda su coche”.
Desde la cuenta oficial del Míster se hacía público el siguiente mensaje hace escasas horas: “COMUNICO, si este vídeo no lo emiten en el DEBATE, no asistiré el domingo como defensor de Alejandro, BASTA YA!” haciendo alusión a las palabras de Laura Matamoros que os he indicado. Y todo porque, para los defensores de Alejandro, en ese “puuuu” Laura Matamoros estuvo a punto de insultar a un menor.
Miedo me da pensar que algún defensor a ultranza del Míster llegue a ser juez en este país. Ya me imagino la escena: "Le condeno a siete años de prisión porque, mirando mi bola mágica, considero que pensaste y quisiste decir el siguiente agravio”. Con esas estamos…
Y mientras se miente y se da cobertura a unas palabras nunca dichas, se niega en rotundo que Alejandro haya nombrado en alguna ocasión a la madre de Laura Matamoros con ánimo de ofender sacando a colación que esta mujer haya estado casada en dos ocasiones.
No seré yo quien se atreva a decir que Alejandro llamó a la madre de Laura Matamoros esa famosa palabra de cuatro letras que tanto parece gustarle por haber estado casada con dos hombres, pero aquí os dejo cómo sucedió la polémica conversación entre el Míster y Fran:
Alejandro: “Y encima que me dijo Tu puta madre, ¿qué?”
Fran: “Ah, y luego ella me dice a mí: No, es que me ha dicho que mi madre es puta. Y le digo: No hija, tú le dijiste tu puta madre y él te dijo: la tuya más, la tuya sí que es”
Alejandro: “La puta… No…Para puta la tuya”
Fran: “Pero eso es… Coño, tú estás diciendo que la mía. Pues para que sea la mía, es la tuya. O sea, no manipules”
Alejandro: “Dice: yo me cago en mi puta madre. Digo: No, tú dijiste en tu puta madre”
Fran: “¿Cómo vas a decir yo me cago en mi puta madre? De verdad, ¿tú eres tonta?”
Alejandro: “Dijiste tu puta madre”
Fran: “¡Pero cómo vas a decir en mi puta madre?”
Alejandro: “No, para puta la tuya. Mira, y me dice… Que yo no sé si es verdad o no y yo tampoco quiero hablar de este tema… Fíjate tú que me dice que la madre estuvo casada con un hombre… Antes de estar con el padre… Eso lo ha dicho ahí”
Fran: “Sí, eso lo ha dicho ahí”
Alejandro: “Y me dijo, como dando a entender… Cuando le pedí perdón y eso, como diciendo… No, si mi madre es como si fuera santa y lo único que conoce es mi padre. ¡¿Y ya ha estado casada con otro hombre?¡ ¡¿Y ahora me viene con esas?! Que lo he pensado hoy porque lo ha dicho hoy, no por meterme con la madre porque la madre puede hacer lo que quiera… Pero que…”
Yo creo que analizando las palabras de este chico de manera objetiva queda más que claro cuál es su opinión sobre el nulo derecho que tiene una chica en defender a su madre si la llaman de cierta manera cuando esta ha conocido a más de un hombre en toda su vida… Pero vamos, que los que apoyamos a Laura Matamoros defendemos lo indefendible y los defensores de Carlos Lozano y Alejandro juegan limpio y están en poder de la verdad absoluta.
Para cualquier información de interés sobre los temas que tratamos, podéis dirigiros al siguiente correo  o visitar mi página web .