Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Año nuevo, vida nueva

Ana Toro comentó en este confesionario que entraría en la casa con una visión completamente distinta de Gh. Es más, comentó cosas como éstas:
“Si entro yo que se preparen, porque va a ser la bomba… Mi plan es secreto, pero te lo voy a contar en exclusiva para tu blog"
"Cuando entre en la casa diré que he estado encerrada en una casa pobre, con huerto y animales, además que he pasado muchas penurias y he tenido que sobrevivir cortando leña y haciendo todo tipo de tareas yo sola, a punto de volverme loca, sin saber nada del exterior… Fíjate que ni Mercedes Milá conectaba con la casa los martes…
Así, de esta forma, me ganaría la confianza de Almudena e Iván, los cuales no se sentirían incómodos por todo lo que han dicho de mí, ya que se supone que yo no estoy enterada de nada.
Con Iván intentaría llevarme bien, pero con Chiqui no, ya que no me sale de dentro".
Querida Ana, sólo cumpliste la primera parte del plan y durante muy poco tiempo. Quisiste ganarte el cariño y la confianza de los concursantes a cambio de información del exterior, en vez de currarte de nuevo su cariño y respeto, quizás tarea mucho más complicada que el decir que Obama es el presidente de EE.UU o que Loli y Carlos H están intentando ser pareja fuera del concurso.
Ésos, y no otros motivos, te expulsaron por segunda vez de la casa, y comparto la opinión de Mercedes en que fue muy injusto que te alegraras de marcharte cuando había otras ex concursantes con deseos de vivir la experiencia de nuevo.
Ayer, Javier Palomares abandonó el reality como uno de los concursantes de todas las ediciones de Gran Hermano que menos se ha mojado en los casi tres meses de concurso. Es triste tener la oportunidad de convivir con más de quince personas, cada uno de su madre y de su padre, hermanarte con al menos dos (Mirenchu y Julito) y no ser capaz de dar la cara por ninguno de ellos en los momentos más difíciles para alguno de los dos.
Quizás ese motivo ha expulsado a Palomín fuera de la casa y de la posibilidad de embolsarse los 300.000 € del suculento premio que, aunque él diga lo contrario, cada vez creo con más firmeza que ese papel de “no me pringo en ninguna disputa de la casa”, PENSABA QUE ERA EL IDÓNEO PARA SER AL MENOS FINALISTA DE ESTA EDICIÓN.
Era un papel demasiado ensayado, demasiadas caídas, demasiado victimismo con el tema de "no me llaméis maricón por tener algo de pluma". Palomares, con todo mi cariño, tú no tienes pluma, tienes una granja de pavos reales y, sinceramente, yo preferiría que me llamasen por la calle maricón a cobarde, que es la actitud que has demostrado durante los más de 100 días que has estado encerrado dentro de la casa.
¿Pero cómo se puede estar súper orgulloso de no mojarte cuando están tirando por tierra a una persona como Julito que, según él, daría su sangre por ti?, -según él, claro está, luego habría que verlo-. ¿O decir que en la vida real y no en Gran Hermano evitas los conflictos y miras hacia otro lado para no tener problemas, solamente por que un día te calentaron los morros?
Palomares, si tú ves que un sinvergüenza le está robando el bolso a una anciana, ¿miras a otro lado? O peor todavía, si ves que están agrediéndola o pegando a un menor, ¿también miras hacia otro lado o sales corriendo para evitar problemas o que te partan la cara? Si es que sí, cosa que me imagino, porque el otro día le confirmaste a Iván dentro de la casa que si le faltasen el respeto a tu novia delante de tí, pasarías de largo y no te meterías en broncas.
Yo no quiero amigos, ni siquiera conocidos, como tú, aunque prefiero pensar que es una pose que has adoptado erróneamente para ganar el concurso y que tu actitud en la vida es totalmente diferente. Porque, amigo Palomares, esta vida es de los valientes y no te puedes dejar pisar, achantar ni menospreciar por nada ni por nadie. Si es cierta la historia de tu vida, sabes perfectamente de lo que te estoy hablando. Da la cara por los tuyos, por la gente que te importa, para que el día que tú lo necesites tengas su apoyo y respaldo.
Volviendo a la casa, Almudena e Iván ocupan más del 80 por ciento de las galas y de los diarios con bromas, juergas y varios cachondeos que a mí, personalmente, no sólo me entretienen si no que me distraen de otras preocupaciones, motivo por el cual creo ellos deberían ser finalistas de este juego y que el otro integrante de los Julja o del trío fregona, o sea Julito, debería abandonar la casa el próximo miércoles. Además, ese alegato a Liz cuando a última hora la salva de las nominaciones comentándola: “Liz, tú sabes que yo tengo un corazón muy grande...” demoledor.
Y amigos blogueros, lectores, confesores... a tan sólo unas pocas horas de finalizar el 2008, uno de los años más duros en mis 32 años de vida, sólo puedo desear para el 2009, al igual que mi compañera Inma de Gh, mucha salud para todos, que esta crisis mundial en la que estamos inmersos se solucione de una puñetera vez, agradeceros a todos los que durante estos más de tres meses compartís comentarios en este rincón de telecinco.es y me leéis a diario.
Y, sobre todo, no quiero perder la ocasión para dar las gracias a todas las personas que en este año me habéis ayudado o dedicado al menos un minuto de vuestro tiempo, aunque sea con un simple sms, en especial a tres mujeres que no voy a nombrar pero que vosotras sabéis quienes sois, GRACIAS CON TODO MI CORAZÓN.
Y para no ponernos tan trascendentales, que la lágrima se me sale ya por el rabillo del ojo, no como a Palomares, también voy a pedir que Telecinco nos traiga un año cargado de realitys y que estemos todos aquí para poder comentarlos juntos... ¡FELIZ 2009!