Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuca y El Golosina, matrimonio de conveniencia

Quién nos iba a decir, cuando ya han transcurrido más de 25 días en Honduras, que la pareja compuesta por Juanito El Golosina y Sor Cuca García de Vinuesa protagonizarían a diario las mejores matrimoniadas del concurso Supervivientes.
Cual Pepa y Avelino en la serie, estos dos concursantes reúnen los elementos suficientes para poder llegar lejos dentro del concurso. Su frescura, ternura, simpatía, madurez y a veces mala leche, por qué no decirlo, les convierten en originales, algo nuevo para la audiencia que todavía no habíamos visto en un reality de estas características.
Ambos son muy patosos a la hora de enfrentarse a las pruebas tanto de líder como de recompensa, pues todavía no hemos visto una sola donde no acaben en el suelo o con las piernas llenas de moratones de la cantidad de golpes que llegan a recibir, por no hablar de que El Golo ha estado a punto de ahogarse en más de una ocasión, pero su afán de superación constante y diario pese a la diferencia de edad con el resto de sus compañeros y la dificultad de las pruebas les están haciendo a estos veteranos ganar muchísimos puntos de cara a una final que llegará en siete semanas.
Quizás separados no valdrían ni un puñetero duro de cara al espectáculo o a la diversión que buscamos en un perfil como el de ambos, y tarde o temprano abandonarían o saldrían expulsados por la audiencia, pero juntos, tanto el folklórico como la relaciones públicas de hoteles, pueden dar mucho juego y situaciones realmente tronchantes de cara a la audiencia.
Gracias a dios, y nunca mejor dicho, Sor Cuca está dejando a un lado el papel de cristiana apostólica pendiente de evangelizar hasta a los ermitaños que más tarde utilizan de cebo para pescar, un papel más que gastado en todos los programas donde ha participado la veterana y que, si en un principio le fue productivo para que la contrataran en diversos platós defendiendo posturas que ni ella misma se cree, en la isla sería cargante no sólo para los telespectadores, sino para sus propios compañeros. Actualmente está interpretando uno de sus mejores papeles en televisión, ser por tres meses la pareja cómica de Juanito El Golosina.
Ellos, conscientes de que hacen gracia por varios indicios, como las risas del público que escuchan los jueves a través de la conexión semanal o que el mismísimo presentador les encontrara un parecido razonable con esta pareja cómica de la serie, provocan cada vez más situaciones divertidas entre ellos, e incluso comentan que tras salir del concurso pueden lloverles las ofertas de trabajo en series de este tipo.
Son divertidos, lo saben y lo están explotando, no como las siliconadas, Wilma, Yolanda y Begoña, que están todo el santísimo día quejándose del resto de sus compañeros, pero eso sí, a sus espaldas y siempre delante de una cámara: que si las excluyen del grupo, que si no comparten cocos con ellas, que si no las hablan, que si son malas personas, etc, etc. Sin acordarse de que las primeras que hicieron un pacto traicionando la confianza de Daniela Blume fueron ellas y que están pagando con unas nominaciones más que justas por el resto de sus compañeros.
Las siliconadas tienen especial ojeriza hacia Escassi, en concreto Begoña Alonso, quizás dolida por su nominación como líder, al que ve como un vago que no hace absolutamente nada, salvo hacer flexiones y tomar el sol para estar atractivo a su salida y llevárselas de calle por Sotogrande. En estos días me ha llegado muchísima información veraz, no como la de la barracuda, sobre Escassi y algunos problemas que ha tenido en una etapa no muy lejana y sus motivos para estar éste y no otros años que también se lo habían ofrecido en Supervivientes, y esta noche ya os podré adelantar algo desde Sálvame.
Lara Divildos, ex del jinete, salió ayer en su defensa en El Programa de ARcomo buena madre del hijo que ambos tienen en común, pese a la cantidad de informaciones que se han dado día tras día sobre posibles infidelidades de éste hacia la actriz, motivo más que suficiente por el que otra podría haber optado por callarse y no defenderle o haber arremetido duramente contra él para así perjudicar su paso por el concurso.
"Lo veo muy bien, sobre todo me alegra que se vea cómo es Álvaro", comentó Lara tras asegurar el motivo por el que está en Supervivientes: "Económicamente se paga muy bien, con su carácter competitivo, aventurero... estaba harto de estar escuchando lo que se hablaba de él".
Yo, que conocí hace unos meses a la actriz y presentadora de televisión y por lo poco que se ha visto del sevillano, ciertamente no me pegan nada, pues todo lo que tiene ella de buena gente, humilde y amiga de sus amigos, lo tiene él de prepotente, sobrado y pijo de cortijo.
Santi Abad ayer demostró que no juega limpio, pues en un descuido del deportista un cámara le grabó pelando un coco a escondidas y éste, que no tiene muchas luces, en vez de actuar con normalidad y repartirlo entre sus compañeros, pues le habían pillado con el carrito de los helados, lo escondió debajo de una esterilla y se dedicó a sonreír mirando a cámara como si no pasara nada... Como dice un amigo mío, "de preocupar". Y yo, ante esta situación por un descuido del concursante y la suerte del cámara de grabar ese momento, me planteo la cantidad de cosas que no vemos y que estos náufragos son capaces de esconder de cara a la audiencia.
Begoña o Yolanda, ésa es la cuestión que en poquísimas horas veremos resuelta en el prime time donde se estrena Christian Gálvez sustituyendo a Jesús, que marcha ya para Operación Triunfo. Entre las dos yo me inclinaría en dejar a Begoña unos cuantos días más -cosa dificilísima, pues hay mucha fan de Bustamante que estaban deseando que saliera nominada para gastarse la paga de la semana en votarla-, pero realmente es ahora cuando la modelo está sacando a pasear su carácter y nos puede dar bastante juego en múltiples conflictos y optar porque Yolanda abandone la isla, pues es lo más soso que ha pisado Honduras este año sin contar con Maite Zúñiga, que será muy buena persona, pero es que la pobre no abre la boca ni para comer, no sale ni un solo segundo en los resúmenes, bueno, miento, en esta semana salió un segundo para decir que los ermitaños se escaparon de la cacerola... ¡Sin comentarios!
Pero lo mejor sin duda de la gala de esta noche es ver la cara que se le queda a Esscasi, ese súper-hombre venido a menos y tramposo donde los haya, cuando le tenga que entregar el collar de líder a Juanito El Golosina. Ese momento va a ser histórico, y su cara va a ser un auténtico poema, pues hasta ahora al jinete sevillano le hemos visto que sabe ganar en multitud de ocasiones, pero... ¿también sabrá perder?