Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Segunda Temporada del Confesionario

"Kiko Hernández se trata de un personaje peligroso de esos que cuando te encuentras en una esquina de la noche, fumando un cigarro y apoyado en una farola cuya tenue luminosidad proyecta su sombra tenebrosa, cambias de inmediato de acera, o mejor, te das media vuelta y sales corriendo en dirección contraria.
A él le gusta vestir de negro, le gusta escudriñar la desgracia ajena. Disfruta siendo “el malo” de esa “superproducción” audiovisual denominada SÁLVAME. Para ello se encorva un poco, torna su voz para que suene partida, rota por sus gritos llenos de insultos, no le gusta que le enfoquen cuando sonríe, porque él es "malo", e imitando a “Las urracas parlanchinas” deambula por el plató desafiando con su mirada colérica a sus contrincantes.
Y así, ese impostado cuervo, esa falaz imitación de Dark Vader, ese personaje secundario sacado de una mediocre película de terror, inflama los índices de audiencia con su verborrea, convirtiéndose en el guardián de una ética que proclama basada en la mentira, en la idiotez y en la traición. Porque lo que él quiere es que le cuentes tus desgracias, de ellas vive, de ellas se alimenta. Él lo que quiere es que cualquier famosillo le llame a su teléfono para narrarle, en la más estricta confidencialidad, que su novia le ha puesto los cuernos, que llore, que le suplique una amistad que él venderá a cambio de un bonito cheque que besará como a su amante.
Se trata de un “personaje” vil, repleto de odio, de rencor, recubierto de una autoridad que nadie sabe quien le ha dado, cuyo juego preferido es el que juega con las cartas marcadas. Un mercader de almas, un telepredicador de la basura, que comercializa con lágrimas y vísceras y cuyo mejor amigo es el cajero automático de su banco.
Se trata de un nuevo Fausto que ha vendido su alma al demonio, pero esta vez, a cambio de una fama pasajera y estéril que lo único que le dejará será soledad." -leído durante este mes de Agosto, sabe dios donde...
Comenzamos un día antes de lo previsto, la segunda temporada de este blog que tanto me divierte escribir, y como no podía ser menos, lo hago con una de las muchas críticas que tanto me gusta recibir, sobre todo si están bien escritas, y así de paso, darles un poco de publicidad, ya que en su día se tomaron la molestia de pensarlas -por decir algo- escribirlas y más tarde publicarlas en blogs y espacios de Internet que seguramente no los leen ni los propios autores.
Pues sí, el impostado cuervo vuelve, la falaz imitación de Dark Vader regresa, porque sé que lo estabais esperando, los más de 40.000 lectores asiduos a este espacio, y los nuevos integrantes de la red social de Facebook que rozáis a día de hoy los 8.000 fans. Para todos vosotros y como no, para los que critican, pero no pueden dejar de mirar, aquellos que su hipocresía les impide comentar el programa de ayer, pero no deja de recordarlo, para tod@s, aquí llega la nueva temporada de este confesionario, cargada de novedades, exclusivas y realitys, como Gran Hermano 11 que arrancará el próximo domingo 6 de Septiembre, y con uno de los castings, por lo que me han podido filtrar, de los mas ''espectaculares'' de todas las ediciones anteriores.
Regresamos con fuerza y con ganas de seguir siendo uno de los blogs más leídos de Internet, como así lo hicimos el año pasado, con muchísimas novedades que iréis descubriendo a lo largo de estas dos próximas semanas, y nuevos colaboradores que nos ayudarán a ser la referencia para todos los que siguen a diario la parrilla de Telecinco.
Esperando confesores que hayáis disfrutado de unas felices vacaciones tal y como he leído en muchos de vuestros comentarios, esta tarde publicaremos en primicia la boda de Javier Palomares foto a foto, a la vez que los protagonistas se sentaran en el plató de Sálvame diario con imágenes inéditas y en exclusiva del enlace.
Hasta la tarde confesores.