Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Traiciones hondureñas

Estalla la guerra en Honduras a tan sólo dos semanas de comenzar el reality por unas nominaciones nada claras, por lo menos para la víctima de ellas, Daniela Blume, la cual siente que se la han clavado por la espalda, que ha sido traicionada y engañada a través de un complot por medio de un pacto entre las féminas del concurso, según manifestó anoche en el Debate de Supervivientes.
Y no está muy desencaminada cuando presupone que han hecho un pacto a sus espaldas, pues tanto Ivonne, Begoña, como Yolanda y Wilma coinciden en las nominaciones que, a pesar de querer muchísimo a Daniela, creen que la joven debería de abandonar la isla el próximo jueves sin dar las verdaderas razones por las que las Spice Girls o siliconadas hasta las cejas la votaron, como por ejemplo que la locutora de radio les da cien vueltas en cuanto a competitividad, naturalidad y por supuesto físico, y menudo físico que gasta la Blume en la isla.
También su forma de ver la vida, valiente a la vez que arriesgada, pues no olvidemos que está en un reality donde ponemos el ojo, y por supuesto el oído, en cada comentario y cada frase que pronuncian y todo esto la hacen muy peligrosa a la hora de llegar a una final, pues se lo llevaría de calle.
Comentarios como delatar y manifestarse en contra del machismo que imperó al principio en la isla, promocionado por Olfo Bosé o Santi Abad, a los que más tarde se sumaría Wilma con unas lágrimas de cocodrilo que no se las creería ni su propia madre -que, por cierto, el jueves pasado la ví en maquillaje y guarda cierto parecido a La Terremoto de Alcorcón-. Daniela así aparece como una concursante muy débil a la hora de afrontar las nominaciones, pero muy fuerte de cara a la audiencia para poder salvarse semana tras semana.
Daniela ha dejado muy claro que no quiere que se le arrime ninguna de las traidoras que durante la última semana le estuvieron dorando la píldora para más tarde fusilarla en la pizarra de las nominaciones y su respuesta hacia las cuatro compañeras fue un gas emitido desde lo más profundo de su estómago, oséase un eructo en toda regla, y no me digáis que no es tronchante a la vez que original esta rubia radiofónica.
Cuca García De Vinuesa, a la que se le está quedando una cara cadavérica, como comentó mi compañero Jimmi Giménez Arnau en el último Sálvame, y quizás sea debido a la interacción del bótox con el calor tropical o que el sol del Caribe no da tregua a las operaciones "antiestéticas", sigue pensando en margaritas, amapolas, piruletas de fresa, hadas y cenicientas. La relaciones públicas de hoteles cada vez es más cargante y cansina con ese personaje que se ha inventado e impuesto, que saca a pasear cada vez que se enciende el pilotito rojo de la cámara, y la verdad es que en un programa de otra temática o en un debate nos puede parecer hasta divertido durante 5 o 10 minutos, pero aguantar las memeces de esta señora 24 horas consecutivas puede ser dañino, psicológicamente hablando.
Lo último que le dijo Cuca a Daniela para que no le afectaran las nominaciones fue: "Eres una mariposa rosa volando entre nosotros, digna de estar en Supervivientes, pero es injusto, ya lo sabemos Daniela, pero recuerda que esto es un concurso y no somos hermanitas de la caridad", sin comentarios.
Iván Santos, último expulsado de Supervivientes, aparte de demostrar poca valentía dentro del concurso desde que arrancó, llorando y manifestando por cada uno de los rincones de la isla que deseaba abandonar para estar junto a su maridito, ayer quedó nuevamente en evidencia delante de toda la audiencia que le hizo el favor de expulsarle el pasado jueves para que no pagara la brutal cantidad de 78.000 € a la productora del concurso en caso de abandono, pues comentó en la última gala que el beso de Judas se lo daba a Olfo por faltarle al respeto en medio de una conversación a su íntimo "El Golosina", y que lo veía injusto pues, cuando abandonaron Cayo Bolaños en el tiempo récord de tan sólo un minuto, el folclórico decidió dejar de lado sus pertenencias personales e ir directamente a por unas gafas de bucear para que el grupo pudiera pescar. Sin embargo, anoche comprobamos que Juanito lo primero que hizo fue coger sus pertenencias, aunque más tarde por su poca destreza no metiera nada en la barca.
Y después de esta pillada monumental, el ex triunfito nos regaló unas perlas gitanas mediante una conversación en la habitación del hotel de Honduras con su padre y su madre a los que les decía: "Pápa, pásame a la máma... Máma, siento verte hesso de sufrir, og quiero musso". Vamos, que entre esto y lo del jueves pasado de: "Mais ayudado, mais querido, mais comprendido..." ya tenemos frikazo al más puro estilo Pozí o Carmen de Mairena, que falta nos hacía ya desde que desapareciera el mítico e inolvidable Crónicas Marcianas.
Por último, Roberto Liaño, el último expulsado de Supervivientes, tuvo un encontronazo dialéctico con el conde Lecquio anoche en El Debate ante la pregunta de "¿tienes miedo a desaparecer del panorama mediático?", a lo que él respondió sulfurado, como si las palabras del conde fueran a hacerse realidad: "Llevo en este gremio muchísimos años como obrero de la moda", olvidándose en esta respuesta tan concisa de que actualmente es el presunto novio de una de las integrantes del desaparecido grupo Azúcar Moreno, que además vendió en un programa del cuore esta presunta relación que cada día me creo menos, pedida de matrimonio, entrega de anillo, etc, etc, sin contar las largas entrevistas después de un sarao detrás de un photocall hablando de todo menos de las últimas tendencias en la pasarela Cibeles.
Pero sí es cierto que el joven ha trabajado en varias ocasiones como modelo de imagen y para muestra un botón, o mejor dicho una fotografía, donde se estrechan lazos entre el último ganador de Gran Hermano 10, Iván Madrazo a la izquierda de la imagen y Roberto Liaño, situado al fondo a la derecha promocionando un Hotel Balneario en Puente Viesgo.