Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las dos caras de Escassi

Por un lado tenemos la cara amable de Álvaro Muñoz Escassi, liderando todas las pruebas hasta la fecha, pescando para alimentar a la manada y organizando cada milímetro de la isla. Pero por el otro estamos conociendo a uno de los concursantes más liantes y tramposos de estas cuatro ediciones de Supervivientes.
Escasi ha entrado en una dinámica peligrosa dentro del concurso de Supervivientes, la de hacer trampas a diestro y siniestro y además pensar que tanto la organización como el presentador o la mismísima audiencia nos chupamos el dedo ante las malas artes del sevillano.
El "máquina", como así le apodan, es una máquina sí, pero de hacer trampas. Primero llevando, o utilizando -estoy completamente convencido-, un encendedor a las pocas horas de desembarcar en Honduras para hacer dos hogueras simultáneas, cosa que no fue capaz de repetir en las tres semanas de concurso. Después, una vez más, en la última gala, en la prueba donde el jinete debía recoger unas piedras situadas en el fondo del mar para conseguir unas hamburguesas que habrían de ser la cena de estos náufragos, volvió a quedar en evidencia al rebatir en directo a Jesús Vázquez cuando éste quiso decir que no había logrado recoger todas las piedras, simplemente porque el presentador durante la conexión se explicó mal y dijo que debía recoger palabras en lugar de piedras.
Jesús dijo que no recordaba haberle indicado el recoger palabras del fondo del mar, sino piedras, pero quizás por los nervios de ser la última noche en la que presentaría la gala y dado que la organización había cometido un fallo en la anterior conexión no indicándole exactamente el lugar donde estaban situadas las piedras, dio por válido el argumento de Escassi.
Uno, que está muy avispado en el tema de las trampas, y cómo no, en sacarlas a la luz, puso de nuevo en marcha el vídeo con la secuencia completa, desde que Jesús conecta con la isla hasta que termina la conexión, y ésta fue la conversación que mantuvieron Vázquez y Escassi:
Jesús: "Bueno, Álvaro, ya estoy aquí, ha llegado el momento del segundo intento. Espero que ahora te podamos indicar mejor la zona donde están las PIEDRAS, ya sabes, las puedes coger de dos en dos y cada PIEDRA que traigas a la orilla valdrá por dos hamburguesas. ¿Vale?
Álvaro: Osea, que puedo cogerlas de dos en dos. ¿Y valen dos?
Jesús: Sí (...) Con que traigas seis PIEDRAS tenéis hamburguesas para todos"
Jesús no dice en ningún momento que deba recoger palabras, como argumenta el sevillano, sino piedras, y lo comenta no una ni dos, sino tres veces y ante el asentimiento del concursante antes del reto.
El sevillano, a resultado ser un liante de mucho cuidado pero poco avispado, pues tarde o temprano sus palabras le vuelven a dejar en evidencia, como a Iván Santos, que ya en el plató de Supervivientes tuvo que enfrentarse a otra de sus mentiras de cara a la audiencia, la misma que hace tan solo una semana se apiadó de él y lo sacó del concurso por lástima y para que no quebraran sus cuentas corrientes ante el abandono voluntario.
Iván en su despedida dio el beso de Judas a Olfo Bosé, último expulsado de Supervivientes, con la única argumentación de que había hablado mal a Juanito El Golosina, y no era justo, pues el veterano sólo miraba por el bien del grupo y a la hora de recoger rápidamente las cosas para el traslado de isla, El Golosina sólo fue a por las gafas de bucear en beneficio del grupo.
Roja o amarilla se le quedó la cara al catalán cuando en El Debate le pusieron las imágenes de Juanito cogiendo su bolsa con todas sus pertenencias personales, a lo que rápidamente contraatacó con otra mentira de que la bolsa no era suya, sino del líder Álvaro, pero ahí fue cuando tanto el presentador como la organización se manifestaron para contradecir las palabras de Iván y llamarle más o menos embustero.
Sin lugar a ningún tipo de duda, Iván Santos es el concursante que más me ha decepcionado de todos los que se han atrevido a navegar hasta tierras hondureñas. Su falta de valentía a la hora de afrontar esta oportunidad que le han brindado nuevamente tanto Telecinco como la productora Magnolia antes de que comience Operación Triunfo y sea uno de tantos ex triunfitos olvidados y abocados al fracaso musical le convierten en un auténtico incompetente.
Lo único que adujo en El Debate fue que cuando se acaba la diversión sólo queda el dinero, y por mucho que le pagaran a la semana, aproximadamente unos 12.000 €, no estaba dispuesto a aguantar, pues su vida valía muchísimo más que todo eso. Ante semejante excusa y memez, sólo me planteo una pregunta: ¿si el dinero no era tan importante para ti, por que no abandonaste pagando a la productora la consiguiente indemnización y sin embargo esperaste a que la audiencia te expulsara entre continuos lloriqueos y quejidos?
Además, me sorprendió ver cómo en el vídeo de presentación desde Madrid hacía referencia a sus atributos masculinos comentando que él aguantaría porque, al parecer, "tenía dos huevos muy grandes". Pues, querido amigo, se te debieron de quedar en el helicóptero, justo antes de saltar a aguas caribeñas...
Para concluir con esta decepción de concursante, lo único que hemos sacado en claro es que es un auténtico maleducado, pues en un alegato de defensa hacia su nieto Olfo, Lucía Bosé le llamó bocazas desde el plató, dolida por las palabras del ex triunfito durante su expulsión, y éste respondió de malas maneras concluyendo la conversación dando la espalda a una señora con una categoría, sabiduría y experiencia que él jamás podrá alcanzar. Pero claro, qué podíamos esperar de: "Mamá, pásame al papá. Papá, que teg quero muzzo".
Wilma es otra que se ha aprendido la lección de Iván Santos y va a pedir al grupo salir nominada para que de esta forma la audiencia se apiade de ella y la echen del concurso con unas razones casi parecidas a las del catalán: "Ganar el premio es algo muy superficial, pues sólo es dinero" y "Esta semana si salgo nominada y el público decide echarme, me marcharé del concurso, pues una retirada a tiempo es una victoria". Otra lumbreras a la que le da lo mismo el dinero y que acaba de darse cuenta tras estar 23 días en Honduras de que cuando el público te echa tienes que abandonar, sí o sí. Además, no te retiras hija mía, te retiran. ¡Qué poquitas luces gastan algunas!
Y sin nada de luces también fue el masaje que Daniela Blume dio a Matías en plena noche, ante el consentimiento del argentino, que debería de haber reparado antes de dejar que la rubia le relajara los músculos de la espalda en que le precede una fama de galán por la que precisamente no ganó Gran Hermano, y que además tiene una guapísima y estupenda novia defendiéndole en los platós a capa y espada e imagino que mucha gracia no le hará a la muchacha ver cómo tocan a su novio. Pepa, su novia, entra asiduamente a este confesionario para comentar los resúmenes y su participación en las galas y, aunque aún no se ha manifestado ante esas imágenes, espero que lo haga a lo largo de esta semana, porque otra cosa no tendrá, pero valor a la hora de decir las cosas por su nombre tiene para dar y tomar.
Por último, felicito a mis dos fieles confesoras Alisau, que nos lee y participa desde su tierra valenciana, y Gizla, que se conecta desde Rentería (Guipuzcua). Muchísimas felicidades a las dos por nacer tal día como hoy.