Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interesantísimos datos sueltos sobre la vida e ilustración adjunta.

Amiguitos,
pensábais que iba a dejar ese post tan soso de ayer durante todo el puente e irme de rositas, pero estábais equivocados. Demostrando una vez más un espíritu perfeccionista y emprendedor hoy vuelvo a publicar un post tan soso o incluso más que el de ayer. Porque las dos siguientes noticias no es que tengan mucha enjundia:
1. Victor Clavijo estaba fumando un cigarrito -¡caca, CACA!- a la salida del plató de Pasapalabra. Empieza a ser costumbre que cada vez que veo a un ex-intérprete de Al salir de clase sea porque acude a Pasapalabra, aunque no descartamos que un día aparezca Laura Manzanero para relevar a Aída Nízar en su labor al frente del call show de turno. No sería la primera vez.
2. En el plató de I love Escassi, donde hasta hace poco Antonio David y Rafa Mora discutían sobre elevadísimos temas de  pechos que botan y abrigos de conejo, se oían voces femeninas acusatorias.
-¡Tú creías que te ibas a salir con la tuya y ahora estás en el ojo del huracán!
Había muy poca luz entre bastidores como para que estuviesen grabando un programa y las voces eran demasiado claras como para que fuesen provenientes del más allá. Llegué a la conclusión de que eran dos trabajadoras de la cadena que habían decidido ir a arreglar sus problemas en un sitio donde absolutamente nadie mirase. Y los datos han demostrado que ese lugar es el plató de I love Escassi. También llegué a la conclusión de que no podían ser concursantes del programa porque ellas nunca manejarían términos como "salir con la tuya" y "ojo del huracan", sino que soltarían más bien un "tú creías que te lo ibas a tirar pero eres una sucia marrana transexual". Mientras enseñan los pechos, claro.
 Cuando me fui a comer pasaron otra dos cosas más divertidas. ¿Por qué crear dos nuevos puntos numerados como 3 y 4 cuando podemos volver a usar el 1 y el 2, que son dos números de lo más bonitos?
1. En la cola del comedor Paz Padilla preguntó qué llevaban los huevos rotos. ¿Será posible? Naturalmente me quedé de piedra cuando una de las máximas representantes de la españolidad manifestó no conocer los ingredientes de un plato tan español y empecé a sospechar que es muy probable que sea de Islandia y Nueva Zelanda y lleve años engañándonos a todos. De hecho, cada vez que Chiquito entona uno de sus extraños cánticos tipo "apetecaun" o "jarl" ella parece entenderlo. Seguro que es algún idioma de una isla del Pacífico.
2. En la cola del comedor también estaba Torito. A Torito le habían echado hace un tiempo después de que hiciese una cosa poco delicada en un reportaje, pero su regreso demuestra que Telecinco es una cadena que conoce el rencor y está siempre dispuesta a recibir de brazos abiertos a sus empleados.
Volvía buscando un cuadrado de trufa de la máquina cuando por el rabillo del ojo me fijé en que Belén Esteban estaba en maquillaje. Y estaba hablando de las rebajas del Merkamueble. Hablaba, creo, de su imposibilidad de acudir a ellas porque se iba a Sevilla. No sé si hay rebajas en Merkamueble y no sé si Belén se va a Sevilla o no, ¿pero cómo es posible que ganando lo que gana Belén Esteban esté pensando en ir a Merkamueble?
Si yo fuese ella me iría a Vinçon o a Habitat, que tienen cosas bien cuquitas y no son tan caras. Bueno, si yo ganase lo que gana ella en realidad me compraría un montón de chaise longues de estilo rococó y pondría un zoo en el jardín.
El caballito no viene a nada, pero hoy no había ninguna cosa o persona digna de ser fotografiada en Telecinco. La criaturita se llama Hocico Revenido y le gusta la alfalfa, que le peinen de la cola y las puestas de sol anaranjadas de verano.