Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Hará caso Javier a Alejandro y nominará a Laura?

Alejandrotelecinco.es
Me hago una pregunta que carecerá de sentido si Javier es expulsado esta noche. He pasado casi una semana convencido de que él saldría hoy de la casa, pero ahora me inclino a pensar que es la hora de Charlotte. La visita de Kiko Matamoros al balneario VIP puede ser aliciente suficiente. Es una pena que la última en llegar tenga una estancia tan corta en la casa, pero a decir verdad ha pasado sin pena ni gloria. Su alianza con Belén no la ha beneficiado nada. Ese papel de hembras en celo que ambas han adoptado puede hacer gracia un rato, pero al segundo día cansa. Belén y Charlotte se llaman “cuñada” porque la argentina anda de Celestina con su hermano. El martes Belén creyó que el amigo de Charlotte encargado de hacer su alegato desde el plató era el hermano y se le cayeron los palos del sombrajo. Distaba mucho de lo que ella esperaba. No lo puedo asegurar, pero algo parecido puede pasar cuando conozca al hermano de su “cuñada”.

La pregunta a la que me refiero, que encabeza este escrito, es si Javier terminará haciendo caso a Alejandro, que la madrugada del martes insistía en que debería nominar a Laura. Recuerdo que hoy solo podrán nominar Laura, Carlos y Javier. Vamos a partir del supuesto que sitúa a Javier en la casa tras la expulsión. En ese caso, los tres elegidos podrán gastar sus votos, que presumiblemente serán 3, 2 y 1, como viene siendo habitual. Alejandro hizo el mismo martes durante el Límite un cálculo bien sencillo. Si Javier y Carlos pactan sus nominaciones pueden situar a tres concursantes con 4 puntos, lo cual hace inservibles los 6 puntos que tiene Laura a su disposición, ya que solo podrá dar a un mismo concursante 3 puntos. Javier y Carlos tienen la manija de estas nominaciones en su mano.

El mencionado pacto en las nominaciones cuenta con un par de escollos. El primero es que Carlos considera irrenunciable su decisión de nominar a Laura, Rappel y Julián, en orden de mayor a menor puntuación. Por tanto, tendría que adaptarse Javier a esta decisión puesto que Carlos no está por la labor de pactar. Su decisión firme e, insisto, irrenunciable es nominar con el corazón, sin tener en cuenta que pueda beneficiarle a él o a sus amigos, que ahora mismo son exclusivamente Javier y Alejandro. El segundo inconveniente está derivado del primero, y es la decisión de Javier de no nominar a Laura, la hija de una de las personas más importantes de su vida, según ha repetido una y mil veces. Siendo así, el pacto es imposible. Carlos lo facilita por haber compartido con sus amigos su decisión. Por eso Alejandro le recordaba a Javier la conveniencia de que le diera un punto a Laura, aun a riesgo de que este le recordase una decisión que ha mantenido en las cuatro nominaciones anteriores.
Ayer volvía a hablar Carlos con Javier y este le pedía confirmación de sus elegidos en la nominación de esta noche. Ahí apareció el término “irrenunciable”, ante lo que Javier parecía tomar nota. No confirmó ni negó que fuera a hacer lo que su amigo Alejandro le sugería el día anterior. Al final, el que habíamos tomado por menos inteligente se destapa como mejor jugador. Posiblemente el míster ha visto más este programa que los otros dos, lo cual puede explicar algunas cosas. Es posible que Alejandro haya estado jugando todo este tiempo. Puede que no hiciera otra cosa que jugar sus cartas cuando pensábamos que estaba siendo muy desleal o nos llamaba la atención que pusiera en evidencia a sus amigos de la forma que lo hacía.
Javier y Carlos
La pelota está en el tejado de Javier, por tanto. Solamente él tiene el poder de decisión de controlar las nominaciones y evitar quedar nominado al igual que sus dos amigos. La conveniencia de que lo haga o no está poco clara. La audiencia puede valorar la inteligencia de aprovechar una oportunidad en el juego, del mismo modo que puede castigar el abuso del poder. Me decanto por la primera opción por una sencilla razón. El poder de la mayoría es siempre antipático e indeseable. La sensación de opresión de la minoría ejercida por el poderoso se evita cuando es esa minoría la que aprovecha el poder que tiene.

Puedo equivocarme, porque la audiencia es una incógnita casi siempre, pero creo que no les perdonaríamos a Javier y Carlos que desaprovecharan esta oportunidad. Mucho menos si tenemos en cuenta que en su mano tienen la posibilidad de sacar a la palestra a concursantes que no lo han estado nunca antes. Por decisión de Carlos (irrenunciable, ya digo), si se consumase el pacto no estarían en la palestra dos de las tres erres, pero sí la tercera. ‘Old rabbit’, ‘conejito’, o sea, Rappel, está en el objetivo de Carlos y Javier. Se salva Rosa, que despierta cierta ternura en Javier. Y, por supuesto, no está Raquel en ningún objetivo porque se ha ido ganando despacito y sin hacer ruido a casi todos. Raquel es tan apreciada como respetada por Carlos y Javier, pero también por la mayoría del resto de concursantes. Tal vez sea Laura una excepción a esto, lo cual tendría una única razón: es la única persona que le ha hecho el favor de decirle lo que piensa de verdad.

Si se consuma el pacto no lo será estrictamente. Carlos se ha limitado a poner sus cartas sobre la mesa. Ya digo que está en mano de Javier cuadrar sus votos para subir a los tres elegidos por aquel. Ahora bien, en caso de que no se llegue a consumar muy mal tendría que hacerlo Javier para no subir a dos concursantes a la palestra. Si mantiene su decisión de no darle ni un mísero punto a Laura tendrá que optar por tirar ese solitario punto y repartirlo al azar a cualquiera que no tenga gran interés en que siga allí. En este caso, Laura tendría una parte del poder y subiría al tercero.

Si hacemos caso a lo que dice Alejandro, Laura tiene intención de nominar con tres puntos a Liz, dos para Alejandro y uno a Javier. En caso de que fuera expulsado el míster los dos puntos irían para Charlotte y si es Javier ese punto se lo llevaría Carlos. Repito que esto dice Alejandro que hará Laura, que aunque fuese cierto siempre puede cambiar sus intenciones a última hora. Solo interesa a quién le vaya a dar los tres puntos puesto que esa sería su única opción de poner a alguien en la palestra.
Alejandro
Aparte de Liz, ¿quién podría llevarse esos tres puntos de Laura? Parece lógico pensar que se lo rifan Alejandro, Javier y Carlos. A pesar de los intentos de Julián por tirar por tierra a Carlos, me parece que en las últimas semanas Laura ha mejorado ostensiblemente su opinión sobre este concursante. Por otra parte, darle los tres puntos a Javier es mucho más de lo que ha venido haciendo, puesto que siempre se ha reservado el solitario punto para él. Siendo así, parece que Alejandro podría ser la opción más posible. En todo caso, apuesto a que se los dará a Liz, como dice el míster. No en vano, ayer no estuvo en la ronda de consultas que hizo Laura. Tras una larga conversación con Alejandro la misma madrugada del martes, ayer volvía a hablar con él, del mismo modo que hizo con Raquel, Julián y Belén. En los tres primeros casos fueron conversaciones a ras de suelo, y no es un símil. Hablaron tendidos en el piso, en actitud completamente relajada, aunque con Raquel las palabras no reflejaban tal relajo. Antes de todo, recién levantada, había hablado con Rappel, y solamente a él le confesaba su negra perspectiva.

Laura le dijo a Rappel que quería abandonar. Imagino que en esos casos el adivino piensa íntimamente que acumula un fallo más, al no haber previsto una salida como esta. Es especialmente intolerable en el caso de Laura, a la que lee las cartas casi a diario. Tal vez deberían saber ambos que la cartomancia tiene reglas, por ejemplo, que debe dejarse un periodo de tiempo entre una tirada de cartas y la siguiente. Pero Rappel se pasa el tiempo por el arco del triunfo, que para eso tiene una carrera exitosa y reconocida en todo un país (y parte del extranjero, igual). Es una persona querida, según dice él mismo. A pesar de lo cual, ayer rezaba para evitar ser nominado esta noche.

Como una letanía repetía Rappel: “Que no me nomine nadie, que no salga nominado”. Reconozco que me produjo ternura ese momento. A pesar de ser muy del ‘clan visillo’, su intolerancia y falta de empatía muchas veces, no me gustaría ver todavía fuera a Rappel. Ha pasado de favorito a odiado en un tiempo demasiado corto. Todavía puede dar la vuelta la cosa y terminar en el otro lado de la fuerza. Bueno, no sé, el caso es que prefiero seguir viendo dentro a ‘conejito’. Hay otros más prescindibles, y no señalo a nadie. Ni siquiera a 'Abraham'. O sea, Julián. Nada de señalar, que está muy feo.

Lo de que Laura quería abandonar era un globo sonda en toda regla. Rappel ya expresó sus reservas sobre la reacción de Laura el domingo, cuando se enfrentó a Liz por aquella prueba que no quiero ni recordar otra vez. Volvió a desaprobar la actitud de la hija de Matamoros el martes por su airada reacción ante el alegato de Makoke. Supongo que todo esto lo sabía o intuía Laura y quiso comprobar la reacción del adivino ante su poco decidida intención de abandonar. Rappel le respondió con voz cariñosa, lo cual debió servirle. Porque aprobación, lo que se dice aprobación, no me pareció ver en sus palabras.
Laura y Raquel
Decir que Laura quiere abandonar GH VIP está tan apartado de la realidad como eso repetido ayer nuevamente por Laura en varias ocasiones sobre que no ha hablado de “la mujer de mi padre”. Lo de no llamar a las cosas por su nombre es un postureo bastante ridículo. Pero lo importante es que Laura se va a terminar creyendo sus propias mentiras, si no lo ha hecho ya. La última, también repetida ayer, es que su reacción al alegato de Makoke fue preguntarle a Javier: “¿Estás mal aquí?”. Lo decía con voz casi tan dulce como la que pone a veces Rappel para soltar unos hachazos tremebundos. Ni con voz dulce cuela que no le hizo esa pregunta, por mucho que ayer lo repitiera. No siempre una mentira repetida muchas veces se convierte en realidad. A veces sigue siendo una burda y absurda mentira, como sucede en este caso.
Recordemos que Laura le confesó a Liz que iba a por Javier sin motivos porque la guerra en realidad era con Makoke. Ahora dice que solo ha hablado de Javier respecto a cosas ocurridas en esa casa. Y que no ha dicho de Makoke nada que no se haya dicho fuera. En otros momentos llevado hasta el extremo de asegurar que no ha dicho nada sobre Makoke puesto que solamente ha hablado de su padre. No hace falta consultar la hemeroteca ni googlear para dar por seguro que fuera nunca nadie había llamado “abeja guarra” a Makoke, por no mencionar epítetos más graves e insultantes que le dedicó ese mismo día.
De las confesiones de Laura ayer saco conclusiones bien distintas. Ya he dicho que Raquel es la única dispuesta a decirle lo que piensa de verdad, lo cual hace con grandes dosis de sentido común. "En la vida no se puede decir siempre: 'Yo soy así'. No puedes hacer daño y decir 'es que yo soy así'", afirmó Raquel. No creo que Laura se esté dando cuenta de que Raquel le hace un gran favor. Todo lo contrario de lo que pasa con Julián, que el martes noche anunciaba que cuando estuviera más calmada le cantaría las verdades del barquero, pero ayer el barquero parecía ahogado y se limitaba a complacerla y regalarle los oídos.

Es muy mal amigo Julián, lo cual demuestra con esa sumisión que pudimos comprobar anoche hacia Laura. Aunque beba los vientos por ella debería decir una verdad de vez en cuando. Luego ya vendrá la noche y en la penumbra del dormitorio le dará un masaje, ora en las sienes ora en la cintura. Bonito premio al masaje curativo de migrañas ese del masaje en la cintura. Tomar un ibuprofeno es más rápido y efectivo, pero no tiene efectos secundarios tan interesantes.
Laura y Julián
Moleskine del gato

Negar que dos personas con problemas los resuelvan hablando es insólito. Pretender que esto sea así en un reality, ridículo. Pintar de follonero al que defiende lo contrario, lamentable. Aunque si todo esto lo hace alguien tan alejado de la realidad como Julián se empieza a entender todo mejor, así que retiro los adjetivos y pongo sencillamente que son ‘julianadas’. Nada que deba sorprender, teniendo en cuenta sus curiosas teorías sobre que esto se juega en solitario y se gana en solitario. Idea de concursante onanista que confunde Gran Hermano con la Bonoloto.

Esta noche tenemos gala y apertura del balneario VIP, con Jordi González al frente. Todo son buenas noticias, la gala, lo del balneario y, por supuesto, lo de Jordi. No me digan que no es un buen plan para el jueves noche. Además, nominaciones con la gran duda de si Javier hará caso finalmente a su amigo Alejandro, y antes de eso la cuarta expulsión de la temporada. Kiko Matamoros, Víctor Sandoval y posiblemente una mujer que tiene algo que ver con Raquel y Javier (y a la que llamamos Santy, aunque su nombre es Aguasantas) están a punto de alojarse en ese balneario. Un balneario que cada día veo más como el balneario de Carlos, amo y señor.