Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Frozen, muy lejos de la congelación

Frozen, muy lejos de la congelación
Disney está de enhorabuena, su última película de animación Frozen acaba de sobrepasar los 1000 millones de dólares. Se ha convertido en la sexta película que más dinero ha recaudado y la primera en animación. El pasado fin de semana superó a Toy Story 3 que hasta el momento llevaba el testigo en este género. Pero no sólo en EE.UU. se ha puesto a la cabeza, en otros 27 países se ha convertido también en la película de animación que más ha recaudado de la historia. A pesar de que esta noticia nos pueda parecer que no nos afecta, la realidad es que España ha tenido mucho que ver en esto. El talento español en Disney se ha dejado notar en esta producción. Ed Robbins y Luis Labrador son dos de los españoles tresedeseros que han hecho historia.
P. ¿Cuál fue tu papel en FROZEN?
ER: En la película de Frozen trabaje en el departamento de modelado. Mi trabajo consistió en modelar parte del castillo, los interiores, y trabaje en las galeras, barcos. También estuve un tiempo en el desarrollo de una herramienta para generar los árboles en la película.
LL: Soy modelador en Disney. Me encargué de la parte de “environment” que son donde se mueven los personajes, donde actúan, lo escenarios por así decirlo. El castillo, la cabaña donde va a comprar, los establos donde está el personaje principal cantando con el reno, zona nevada con árboles, etc… también me encargo de los “props” que son los utensilios u objetos que utilizan los personajes. En definitiva modelado en 3D.
P. ¿Por qué crees que Frozen ha tenido tanto éxito?
ER: Es difícil saber cual es la formula del éxito, sino todo el mundo la utilizaría, pero en este caso creo que Disney acertó en el momento del lanzamiento. Aquí fue durante la semana del "Thanksgiving" (Acción de Gracias) y luego tuvo la suficiente repercusión para llegar a las Navidades. La crítica fue muy buena y creo el boca a boca atrajo a mucha mas gente. Disney Animation esta volviendo con fuerza y la formula musical mezclado con el tema princesas es uno de los fuertes de la compañía.
Frozen, muy lejos de la congelación
Edward Robbins
LL: Yo creo que ha sido una mezcla de cosas. Para empezar la historia creo que ha llegado ha mucha gente. El boca a boca ha sido muy importante también. Pienso que ha tenido mucho impacto entre niñas jovencitas por el tema de la princesa y también la banda sonora, las canciones. Yo no soy mucho de musicales pero hay que reconocer que las canciones son muy pegadizas. Eso ha ayudado a que la gente vaya al cine cante y se identifique con el film. A pesar de que a priori pienses que las niñas son el objetivo de la cinta, la verdad es que también ha gustado mucho a niños muy pequeños y adultos. Creo que ha conectado con bastante gente. La historia tiene algún que otro giro interesante. Otro factor importante es que Disney en este caso ha vuelto a sus raíces. Desde El Rey León Disney no hacía una película de “factura” típica Disney y han dado en el clavo. Se intentó con Tangled que no fue mal pero Frozen ha sido la vuelta a los orígenes. Además la ayuda de John Lasseter y Ed Catmull ha sido clave.  Cuando Disney adquirió Pixar la idea era  que John y Ed trajeran de vuelta el espíritu que Disney tenía hace años, traer de nuevo la época dorada y con Frozen lo han conseguido. Ha sido un camino duro, no ha sido fácil. Esta película ha sido como dar a luz, algo que es bastante frecuente en casi todas las producciones.
P. ¿Cómo se siente uno formando parte de algo así?
ER: Es un privilegio poder trabajar en algo que te gusta, y es un orgullo y una suerte llegar a formar parte de un proyecto que tiene tanta repercusión en todo el mundo. A veces pierdes la perspectiva de donde trabajas y la suerte que uno tiene de poder ser parte de este tipo de películas. Te tienes que pellizcar de vez en cuando para acordarte de lo afortunado que eres.
LL: Súper orgulloso. Formar parte de la película más taquillera de animación es un verdadero honor aunque haya sido sólo en una pequeña parte. Somos unos seiscientos los que hemos participado. Aunque creas que es poco es clave porque has aportado un ladrillo más a un edificio que ha quedado de puta madre. Artísticamente la película está muy bien. No es la primera película en la que trabajo que consigue un Oscar. También le dieron una a Spiderman 2 pero este es sin duda el que mejor se ha vivido. Disney te hace sentirse especial, te hace formar parte del proyecto. Te hacen sentir como que el Oscar y el éxito del film también forma parte de ti no sólo de los directores y productores.
Frozen, muy lejos de la congelación
Luis Labrador
P. ¿Crees que en España se podría hacer algo similar?
ER: La industria del cine en España es mucho mas pequeña, no tiene nada que ver con la industria de Hollywood y a este nivel no podemos competir. Creo que en los próximos 10 años el mundo se va a globalizar aún más, sobre todo a nivel de servicios, y podría ser que hubieran empresas españolas que colaboraran con americanas para crear un producto como este. Lo que está claro es que en España hay mucho talento. 
LL: Lo veo difícil pero no por el talento de la gente sino por la mentalidad. El tema del cine en España es muy diferente. Yo no he trabajado en España en el mundo del 3D pero por lo que oigo a otros compañeros la mentalidad es muy distinta. Aquí te tratan como  a un artista creativo eso en España no existe. La gente en España va más con desgana cuando hace las cosas. Hay mucho talento pero el problema está con lo que yo llamo “los encorbatados” es decir, los productores, incluso a veces los directores, los cuales en España no tienen la especialización que tienen aquí. A veces, sin entrar en detalles, ves algunos directores y te llevas las manos a la cabeza. Me refiero específicamente al tema de animación no acción real. Se ha intentado por ejemplo con Planeta 51, tenía buena calidad aunque la historia era floja. Hasta que no se cambie la forma de pensar y se vea el cine como un negocio además de sólo arte (algo que los americanos tienen muy claro) va a ser difícil y llegar a la altura de aquí va a estar complicado. En nuestro país el cine se basa mucho en el tema de subvenciones y poner la mano.
P. ¿Cómo lo habéis celebrado?
ER: Cuando la película sobrepasó los mil millones de dólares, récord de una película de animación hecha en Disney, sacamos las botellas de champán y brindamos todos juntos. Hubo un par de charlas con John Lasseter y Ed Catmull bastante emotivas y a partir de allí ya hemos pasado página y estamos trabajando en dos nuevas películas que saldrán en los próximos años.
LL: Con Champán. Fotos con los Oscars, los directores. Hubo celebración y remuneración monetaria. Por todo lo alto.