Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Año de nieves, año de bienes

Hoy me ha dicho Robert, rey de la conducción sobre nieve y amigo de Ana, la farmacéutica del Valle de Arán, que se está cumpliendo una norma no escrita: si llega la nieve en la luna menguante de Noviembre, permanece seis lunas más. ¡Ojalá eso sea cierto y veamos cumplirse ese refrán!
Mi foto es un homenaje a la nieve y a casi todo lo que ella trae.
Hoy comenta Brisa67: "da gusto estar en casa calentito mientras fuera soplan vientos huracanados". Eso precisamente venía yo pensando hoy en el AVE desde Lérida a Madrid mientras ese tren mágico atravesaba como un suspiro campos blancos como estepas rusas. ¡Qué belleza y cuántas complicaciones! La nieve es maravillosa pero se ensucia tan rápido...
Pronto hará un año que acepté el reto que me lanzó Ana Bueno, la directora de esta web. Pronto hará un año que me comprometí a escribir "lo que quisiera, como quisiera y cuando quisiera". Creo que ella y yo sabemos que he cumplido.
Miro hacia el 17 de Enero pasado y me parece del todo increíble. Miro y me lleno de fuerza. Miro y aprendo. Aprendo cosas que me gustan y otras que no me gustan nada.
Me gusta ver crecer el Bolo. Me gusta que vaya llegando gente que se sienta cómoda y confortada. Me gusta que sirvamos para algo. Me gusta mucho ese sentimiento de familia bolera que se fue creando sin que ninguno fuéramos conscientes de ello. Todo eso me gusta y me emociona.
No me gusta que en "mi" Bolo se defienda por un solo instante la pena de muerte ni se cuestione la libertad. No me gusta que desaparezcan, por agobio o por discrepancias, nombres que echo de menos todos los días. Tampoco me gusta que algun@s me pongáis pingando pero me aguanto.
Y todo cobra sentido cuando leo comentarios como el de hoy de Sue44 (12 Dic 17,34). Entonces olvido lo que no me gusta y pienso que todo es importante, hasta lo más difícil de entender, que somos un caleidoscopio y que todos somos imprescindibles, aunque escozamos.
Y por concretar, a mi sí me gusta la repesca. Tengo tanta confianza en mis compañeros de Zeppelin que cuando ellos proponen ideas y planes nuevos para este programa que quiero tanto, confío sin límites porque hasta hoy nunca me han decepcionado.
A l@s que os gusta Gran Hermano simplemente os pido que confiéis otra vez porque otra vez os vamos a sorprender. Dejaos llevar como si os deslizarais por esas trazas en la nieve recién caída. Todo está pensado para pasarlo bien pero necesitamos vuestra complicidad y vuestra confianza.
Ya habrá tiempo después para las críticas; de momento disfrutad de lo inesperado...
Añado para terminar un libro-joya: 'Castellio contra Calvino: conciencia contra violencia', de Stephan Zweig en la editorial Acantilado. No conocía los detalles de ese puritano asesino de hombres y de ideas. Me ha fascinado, una vez más, la fuerza de la libertad de pensamiento, esa potencia que tantos hombres han querido destruir pero que sobrevive a cualquier tormenta por muy intolerable que sea.
Si aún os quedan libres unos momentos en medio de tantas cosas atractivas para leer, no os perdáis este libro de este escritor austriaco que es, para mí, la mejor linterna para entender lo incomprensible.