Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trabajo

"¡Es que no hay trabajo!" Esa es la frase que oigo cada día más.
Hoy es un primero de Mayo doloroso. Hoy más que nunca los que tenemos trabajo, tenemos un tesoro.
"Paro y epidemia" son dos palabras que nos atenazan y nos desconciertan. No sabemos a dónde mirar para encontrar la esperanza y es en momentos así cuando los líderes cobran más importancia. Debe sentirse un enorme peso si uno es Presidente de Gobierno y llegan momentos como el que estamos viviendo. Estoy segura de que Zapatero daría la vida por sacar a nuestro país de esta encrucijada, segura. Es en momentos como éste cuando un líder tiene que aguzar el ingenio, ser valiente y ser optimista. No se puede dejar llevar por el desasosiego y debe agarrar el timón con mucho tino porque de sus gestos, de sus decisiones, dependen algunas cosas importantes. No todas, como algunos parecen echarle en cara, pero si algunas muy importantes.
Si decide gastar para dar empleo pero no sopesa las consecuencias de ese gasto para el futuro, le dicen que es irresponsable; si por el contrario espera que sea el propio mercado, la propia sociedad quien encuentre el camino de la recuperación, le acusarán de abandonar a los más necesitados; es pues una inmensa encrucijada, por nada del mundo quisiera estar en sus zapatos, como dice el refrán inglés. Pero nadie le obligó a ello. En todo caso escojo, por el bien de todos, mandarle fuerza a él, a su gobierno y a cualquier ciudadano/a que se arriesgue a abrir caminos en medio de la niebla y eso nos incluye a casi todos.
También pido, incluso me atrevo a exigir, que no me doren la píldora, que no me engañen, que no piensen en votos ni en urnas cuando debemos salvar una tormenta de olas gigantes, que sean honestos.
El post anterior a este, "Por favor", ha tenido resultados muy curiosos. El primero es que "Tildes", que lo provocó, no ha dado señales de vida y nadie, hasta donde yo sé, lo ha echado en falta. Me ha parecido muy extraño que habiendo dado lugar a una suculenta cosecha de comentarios y correcciones, no haya dado la cara, no haya acudido a clase. Quizá no entró y por tanto desconozca las consecuencias de sus palabras.
En todo caso aquí queda mi agradecimiento a los que habéis puesto vuestro granito de arena, en su lugar. No dejéis de hacerlo porque aunque haya gente que no lo entienda, la ortografía es vital y, si uno quiere hacerse entender, debe escribir lo mejor que sepa. A mi me habéis hecho feliz con vuestras respuestas y he tomado nota de todas. Ahora falta que las recuerde para siempre!
Por concretar, gracias a: elpróximoLunes, Sue44, ti_sin_tilde, jordina, RAE, llan, Kuea, isawhite, Deivis87, rubiayfilóloga, gbit, Yanhamu, MartayCasi, Fernando, elprofe, Nacho66 y Profesor particular.
Por el contrario y a modo de ejemplo de lo que creo que no sirve para enseñar sino que te cierra el cerebro, Maríaestilográfica.
Alvariito dices que tu madre quiere que dejes de estudiar y trabajes ¿no podrías hacer las dos cosas como hemos hecho tantos?
Mays, que sepas que ya somos dos!
Deseo, como llevamos unos días de correcciones entre todos, espero que me aceptes una opinión: ¿no te has destrozado ya las cuerdas vocales?
Bellanela, lo siento, no sabía que cada vez que usaba la arroba para unir los dos géneros, te fastibiaba la vida. Como verás, hoy he intentado evitarlo pero debo reconocer que me apena porque era muy útil.
Para último dejo a nuestro Luisillo. Sigue sorprendiéndome muchísimo tu capacidad de observación y tu memoria! Es un lujo tener a alguien como tú en un blog y estoy segura de que así lo piensan todos los que nos leen. Tienes la capacidad de hacernos vivir con tu texto todo aquello que vieron tus ojos. Te reconozco que, a veces, tus comentarios son tan largos que no me da la vida para leerlos con la calma que merecen pero me quito el sombrero, colega.
Primero de Mayo falto de trabajos pero lleno de esperanzas. Como decía Sirocos, ayudádme para entender al mundo y LaIndia, se lo ofrecía con toda su sabiduría. Gracias a todos/as.