Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cuerpo del delito

c_2_maincontent_1185_largei.jpg
Dice Centollita con tristeza: "lo guay es ser malo y así nos va". ¿No ha sido siempre igual?
Cuando leo la palabra "malote" en esta web, me rechinan un poco los dientes.
Esos personajes de la serie 'Sin Tetas no hay paraíso' a los que definen con esa palabra son simplemente mala gente, malísima.
Que la mirada de M. A. Silvestre nos atrape no significa que ese personaje no nos repugne.
A mí me parece muy eficaz la serie. Enseña qué hay detrás de un escaparate atractivo: dinero a espuertas, glamour y emociones fuertes. Y cuando se está dentro de la tienda: abusos, enganche a drogas, prostitución y muerte.
Pero Rafa Duque, su protagonista capo-traficante, es un hombre muy guapo, mucho.
El otro día me iba a poner a hablar de cómo mira y como acaricia Silvestre pero se cruzó el juez sin-vergenza.
Llegaron 21.000 preguntas y el contestó 70.
Este boxeador de Castellón no debe dar crédito a lo que le está ocurriendo.
Cuando un hombre o una mujer nacen con ese atractivo que les hace llegar al centro del corazón de desconocidos, tienen que tener cuidado de no ser fagocitados. Marilyn o James Dean son dos ejemplos de lo que quiero decir.
Cientos de miles de mujeres nos sentimos miradas por esos ojos negros con unas pestañas inmensas.
Cientos de miles de mujeres notamos su mano cogiéndonos la cara mientras nos besa con mucha suavidad y cierra los ojos.
Cientos de miles de mujeres han colocado su foto a tiro para no dejar de verlo todas las horas del día.
Hoy en la web nos invitan a la 'premiere' de alfombra roja. Allí estaremos.