Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nos tienen que enamorar

Mayte y yo esperamos mucho de los estudiantes de diseño de moda. Todas las escuelas de nuestro país que quieran participar en nuestra aventura, están invitadas a hacerlo pero... nos tienen que enamorar.
Mi vestuario en los Grandes Hermanos ha ido adquiriendo un significado con el paso de los años que no permite aceptar cualquier sugerencia para salir del paso; ha llegado a generar una cierta expectativa y curiosidad.  
Todas las estupendas profesionales que en estos diez años me han ayudado a encontrar un estilismo acorde con el programa, saben cómo han ido cambiando las cosas y, sobre todo, cómo he cambiado yo. Al principio no les dejaba salirse del vestuario más clásico en el que no cabían ni tacones altos, ni escotes, ni complementos llamativos, ni peinados especiales. No las escuchaba. Si veis los primeros GH´s lo comprobaréis. Con el paso del tiempo fui cambiando de opinión y aceptando que muchas de sus sugerencias eran buenas, muy buenas, que sus ideas introducían en mi estilismo aspectos importantes que, hasta ese momento, nunca había valorado suficientemente y reconocí mi error. Todos los seguidores de GH habéis sido testigos de esta evolución.
Para mí el gran cambio fue dejarme usar como mujer anuncio. El día que le dije a Mayte que iba a llevar siempre un chaleco que defendiera una causa que mereciera la pena, cambió nuestra forma de trabajar. Muchos enviasteis sugerencias, frases, ideas y dibujos que aún conservamos. Ese año los chalecos gritaron mensajes que debían ser escuchados. Me gustó mucho poder hacerlo y desde ese momento ha sido una de nuestras motivaciones. 
Mayte es una estilista muy creativa, se amolda a lo que haga falta, busca debajo de las piedras, me entiende a la primera. Es una suerte tenerla cerca porque sé que hasta la idea más peregrina logrará salir a flote. Lo ha demostrado con creces.
Este año lo teníamos complicado porque ya habíamos recorrido varios caminos: los chalecos con mensajes, los trajes regionales tuneados, las frutas, verduras y hortalizas y, aunque muchos de vosotros no dejabais de sugerirnos ideas, no veíamos ninguna con claridad suficiente; queríamos inventar algo diferente. En esas estábamos cuando se nos ocurrió recurrir a los estudiantes de moda, a todos los que soñáis con convertiros un día en diseñadores de prestigio y atravesar las pasarelas. 
Vestir a una presentadora que se convierte en tu escaparate es una oportunidad que estoy segura de que no desaprovecharán todos los que tengan una vocación fuerte y ganas de trabajar. Telecinco os ofrece la oportunidad de hacer realidad un sueño y os paga los gastos. Nos pareció que era un reto bonito y nos pusimos manos a la obra o como diríamos en catalán pusimos "fil a la agulla", nunca mejor dicho
Hoy 23 de Julio, en el programa de las mañanas de mi cadena, he presentado la idea, la he explicado en público por primera vez. Marta Fernández y Joaquín Prat me han deseado suerte y espero que ellos disfruten tanto como nosotras con los bocetos que nos vayáis mandando. No es fácil, lo sabemos, puede incluso ser un sueño imposible, somos conscientes, pero la única manera de saberlo es arriesgando y aquí estamos dispuestas a lo que haga falta. 
Cuando a finales de Septiembre estén en nuestras manos las creaciones de futuros diseñadores que se hayan apuntado a esta idea y sus diseños hayan empezado a confeccionarse, será el momento de saber si todo este esfuerzo habrá merecido la pena. Yo estoy segura de que así será aunque también sé que Mayte Méndez de Vigo, mi querida estilista, pasará momentos malos, sufrirá lo indecible y , sobre todo, se acordará de mi madre cuando los nervios no la dejen dormir por haberla metido en semejante follón. Por suerte la experiencia nos ilumina y nos dice que siempre hemos sido capaces de salir de la selva más negra, que las cosas, cuando se trabaja con empeño y pasión, salen. Cuando llegue la primera noche, la noche que empiece Gran Hermano 12, vuestra presentadora irá vestida con la creación salida de la fantasía, trabajo y empeño de un o una estudiante para el o la que ese momento quizá sea el principio de una larga vida en este oficio.
Mientras os estoy escribiendo todo esto me estoy acordando de un libro que acabo de leer precisamente por recomendación de Mayte que me ha hecho pasar muy buenos ratos: "El tiempo entre costuras" de María Dueñas en Temas de Hoy. De cara a las vacaciones, os la recomiendo.
A partir de hoy dejo mi cuerpo en vuestras manos por la sencilla razón de que confío en vosotros y porque sé que nos vais a enamorar.