Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chaouen, un pedazo de Al Andalus en el Rif

Fernando Morales
Chefchaouen es la ciudad más bella del Rif marroquí. En árabe Amazigh, como me corrige mi amigo rifeño en los comentarios, significa “cuernos” y también es conocida como “Chaouen la Azul”, debido al característico calado de sus casas que confieren una especificidad única.
En Chaouen, ciudad santa, la quietud de su medina sorprende al viajero que ha conocido las más ruidosas de Tánger, Marrakech o Tetuán. Una calma que en los últimos años no lo es tanto, en parte gracias a una artesanía famosa en todo el reino alauhita pero también a la calidad de su hachís, cultivado en las montañas que rodean la villa y auténtico imán de atracción de muchos mochileros, la mayoría de ellos españoles y franceses.
Chaouen se fundó en 1471 por el mulá Abi Ben Rachid en un intento de parar las incursiones portuguesas tierra adentro desde Ceuta. De esa época es su casbah y las murallas. Su gran apogeo llegó con la llegada de los musulmanes expulsados de Al Andalus a finales del siglo XV. Esa llegada inspiró el trazado de la ciudad antigua, muy parecida a la mayoría de los pueblos blancos de la Serranía de Ronda o de Cádiz. Pero en azul.
Como ciudad santa que es, estuvo aislada. Los no musulmanes, salvo una pequeña colonia de judíos que allí vivían, tenían prohibido su paso a la ciudad…bajo pena de muerte. No fue hasta la década de los 20 del siglo XX con la guerra del Rif entre españoles y las tropas de Abd el Krim que entraron en contacto con infieles. Fue territorio español hasta la independencia de Marruecos en 1956.
Perderse en su medina es descubrir un mundo de calles caladas en azul en todos los tonos posibles. Sus calles, llenas de arcos de herradura andaluces que sirven de sustento a unas casas con otras animan a perderse y buscar una salida guiados por el olor a madera quemada de los numerosos hammans (baños tradicionales árabes) que existen en la ciudad.
Como dicen sus habitantes, Chaouen no tiene un monumento más destacado que otros, “toda ella es un monumento”.
F.M.