Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los muertos del Everest también comunican

Unos 200 cadáveres permanecen en la montaña más alta del planeta. Sus familiares han querido dejarles en el Everest, en algún punto de los 8.848 metros del pico del Himalaya. Todos ellos murieron intentando coronar la cima o perecieron en el descenso. Y curiosamente, los muertos comunican porque sus cuerpos se han convertido en puntos de referencia para otros montañeros como el noruego Erick o la australiana Maria. Su pasión también era la montaña. Ambos llegaron hasta la cima pero murieron al descender de la Montaña con mayúscula. Como ellos, en la última semana, 4. 4 muertos más en el Everest sólo una semana después de reabrir la ruta. Durante un año, el ascenso estuvo prohibido tras la fatal avalancha.