Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Darse un tiempo'

'Darse un tiempo', esta es una recurrida decisión en la mayoría de las parejas. Un tiempo para la reflexión, para recuperar el espacio perdido y también para empezar de nuevo con 'más ganas'. Parece que todo son ventajas por lo que Cañi y Bernardo deciden hacerlo, eso sí, a su manera.
Cuando te agobias, necesitas estar solo, hacer cosas distintas… tu pareja se convierte en un obstáculo. Sin embargo, no quieres acabar con esa relación en la que has invertido tanto, sólo quieres un tiempo para ti.
 
El objetivo, recuperar espacio, conocer gente… Aunque no siempre son ventajas y uno de los dos puede tomarse su tiempo de libertad demasiado en serio, como Nacha, quien suele aprovechar 'para llamar a todos mis ex'.
 
Tras su conversación con Nacha, Cañi está convencida de que un tiempo es lo que le hace falta a su relación con Bernardo que va, 'muy despacio' ya que llevan más de cuatro años conociéndose.
 
Pero esta pareja es muy peculiar. En lugar de tomarse unos días, sólo se deciden a darse unas horas. En concreto, dos horas y media en las que ambos intentan recuperar su espacio y conocer a gente nueva.
 
Sin embargo, ¿qué ocurre si esta estrategia no surte efecto?¿Qué pasaría si alguno de los dos encontrase algo mejor? Los temores asaltan desde el primer momento. Pero las estrategias de ambos no parecen surtir efecto. Ninguno de los dos salen de los confines de la máquina de café por temor a que el otro se olvide.
 
Finalmente tras dos largas y casi eternas horas de separación, la pareja se vuelve a unir como si hubiesen pasado dos largos años. '¡Nunca nos volveremos a separar Bernardo!', parece que la estrategia de tiempo muerto no sirve para esta peculiar pareja.