Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Pretty woman"

¿Qué ha hecho la Choches para parecer la Preysler de la oficina? Pues, sencillamente, casarse con un millonario. Eso sí, ella no pierde sus costumbres y sigue siendo la misma, ¡como Pretty Woman!
Cuando Choches aparece en la oficina con un vestido de novia y como si nada hubiera ocurrido, los compañeros, sorprendidos, intentan averiguar el porqué de ese modelito. La mujer de la limpieza, con toda la naturalidad, reconoce haberse casado con un millonario al que lleva años arreglándole la casa y que siempre ha querido casarse con ella. Julián, extrañado, le pregunta a Choches cómo ha conseguido que alguien con tanto dinero haya querido contraer matrimonio con ella. "Para disimular, pierde más aceite que el Prestige", confiesa Choches.
Es por ello que, cada día, la señora de la limpieza acude al trabajo perfecta, pero ella no pierde sus costumbres y reconoce seguir siendo la misma. Pero llega un momento en que Choches, está cansada de tanto lujo, de tantos trajes y de tanta comida exquisita.1

Finalmente, cuando aparece con su bata y su estilo propio, confiesa a Cañizares y a Bernardo haberse deshecho del millonario pidiéndole el divorcio. Sin embargo, parece que a la Choches lo que le hace ilusión no son los tres pisos y las dos fincas que le ha dejado su ex, sino volver a ser ella misma.