Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las excusas ¿sinónimo de infidelidad?

'Tengo que hacer un curso de cerámica en Cuenca' ¿Qué ocurre cuando tu pareja utiliza esta excusa para evitar un fin de semana romántico? Para muchos, este tipo de excusas sólo pueden tener un crudo significado: tu pareja te es infiel. Y es que cada vez, las excusas son más elaboradas, absurdas e inverosímiles...
El inicio de una relación es, en la mayoría de los casos, casi idílico. Todo es perfecto hasta que aparecen las temidas excusas. Al principio, son creíbles y hasta posibles, 'tengo que acompañar a mi tío en el hospital' pero la esporádica visita se convierte en toda una semana de solidaridad familiar o 'me voy a África como misionero' lo que ya comienza a despertar las sospechas.
 
Pero el amor es ciego e impide ver la realidad a los tocados con las flechas de Cupido como le ocurre a Sofía con su nueva pareja. Para ella, él es el hombre perfecto que la cuida pero que, parece, se preocupa más por el resto de la humanidad que por su novia.
 
¿Cómo evitar salir con tu pareja? ¿Qué excusas son más creíbles? Al principio encontramos los típicos compromisos ineludibles: reuniones de trabajo, visitas familiares...Pero, con el paso del tiempo, es necesario utilizar la creatividad lo que merma la credibilidad de las excusas: 'Tengo que hacer un curso de cerámica en Cuenca'.
 
Cuando por fin cae la venda, el enamorado abre los ojos y se da cuenta de los engaños de su pareja. Comienza entonces la desilusión que da paso a la ira. La confianza desaparece y la pareja, en algunos casos, acaba por romperse. Pero, ¿qué ocurriría si las excusas, tan increíbles a simple vista, en realidad son ciertas?