Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡El Barça tira de orgullo con diez para ganar la Copa y hacerse con el doblete!

El Barça ha sabido sufrir y tirar de orgullo para vencer en un partido que se les había puesto cuesta arriba tras la expulsión de Mascherano en el primer tiempo. Un gran segundo tiempo del Sevilla no fue suficiente y finalmente los de Luis Enrique supieron llegar con más fuerzas a la prórroga para firmar el doblete.

El Barça ha sabido sufrir y tirar de orgullo para vencer en un partido que se les había puesto cuesta arriba tras la expulsión de Mascherano en el primer tiempo. Un gran segundo tiempo del Sevilla no fue suficiente y finalmente los de Luis Enrique supieron llegar con más fuerzas a la prórroga para firmar el doblete.

No suele ser lo normal que dos equipos se enfrenten en una final apenas siete días después de haber sido campeones. Los dos. Así, con la siempre difícil tarea de gestionar la euforia, han saltado los dos equipos al césped del Calderón. El Barça, a tener la pelota, como suele ser costumbre y buscar hacer daño desde la posesión y los pases interiores a los tres de arriba. El Sevilla, a presionar al Barça, tal vez un poco más arriba de lo que cabría esperar. Y de esa presión ha nacido el dominio de los hispalenses.  No con la posesión, pero sí con un punto más de intensidad y de velocidad que ha llevado a los de Emery a descolocar a la defensa del Barça.
Y eso que el Barcelona ha empezado con la mejor ocasión del primer tiempo , apenas a los diez minutos del comienzo, un balón que se le ha quedado botando a Luis Suárez dentro del área y que el uruguayo no ha sido capaz de meter entre los tres palos. La réplica la ha dado Coke, que cuando lo tenían todo para marcar, no ha llegado a conectar bien con la pelota dejando pasar el balón por la frontal del área chica.
Así, con posesiones largas del Barça y picotazos de intensidad en cada robo del Sevilla ha llegado el minuto 36. Balón largo de Iborra para Gameiro que gana la posición a Mascherano para enfrentar solo el mano a mano con Ter Stegen. Un metro antes de entrar en el área el ‘Jefecito’ ha sufrido un ataque de adolescencia, nada habitual en su veteranía, agarrando al delantero francés y derribándolo. La jugada no deja lugar a dudas. Roja por ser el último defensor y falta fuera del área. La ha lanzado magistralmente Banega, forzando la estirada del portero alemán del Barça que ha enviado la pelota al saque de esquina.

El Barça, muy tocado, pero no hundido, ha sido capaz de aguantar el tirón hispalense e incluso gozar de dos buenas oportunidades a alta de pocos minutos. La primera, en el 43, a saque de esquina, con un gran testarazo de Piqué.  La segunda, un ‘tikitaka’ de Neymar y Messi dentro del área que finalmente ha sabido despejar a córner la defensa del Sevilla. Y con estas dos oportunidades el árbitro ha mandado a todos al vestuario, donde esperaba Mascherano, cuyo error de bulto ha sido lo más destacado del primer tiempo.
La reanudación ha estado marcada por un guion nada habitual. El de ver al Barça encerrado atrás y asediado contra su portería. Un asedio que ha practicado el Sevilla sin perder ni un ápice de la intensidad del primer tiempo. Ocasión tras ocasión, por momentos ha parecido que sólo era cuestión de minutos que el Sevilla perforara la portería de Ter Stegen, pero los minutos pasaban y el gol no llegaba.
Las malas noticias se le acumulaban al Barcelona. Y si en la primera parte, Mascherano dejaba el partido expulsado. En la segunda, Luis Suárez se lesionó en la parte posterior del muslo y no pudo continuar. El delantero uruguayo salió desolado del césped del Calderón.
El nerviosismo ha ido poco a poco haciéndose hueco en los jugadores sevillistas, que han enfrentado los últimos diez minutos precipitándose en ataque y dejando al Barça, con diez, tener más contras de las que Emery hubiera deseado. En una de esas contras, cuando la prórroga era ya una realidad (minuto 92), Banega ha derribado a Neymar al borde del área, siendo el último defensor y ha visto la roja, igual que la viera Mascherano en el primer tiempo.  

Con diez jugadores cada uno han pasado los dos equipos al tiempo extra, con un Barça extra motivado tras la hazaña de haber aguantado 45 minutos en inferioridad. Ya con las fuerzas equilibradas, ha llegado el gol. Apenas cinco minutos después de arrancar la prórroga, un pase profundo de Messi a Jordi Alba, lo ha aprovechado el lateral izquierdo del Barça cruzando el balón ante Rico. Un gol que hacía palpable la gesta del Barça, de prácticamente hundido en el segundo tiempo a dar la vuelta al marcador.

De ahí al final, una agonía del Sevilla contra un buen orden del Barça en defensa y con mucho peligro en las contras. En los últimos minutos, Carriço ha visto la roja por protestar una falta y apenas un minuto después, cuando ya no quedaba tiempo para más, Neymar ha hecho el definitivo 2-0 con una gran contra que sentenciaba el doblete de Copa y Liga.