Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Por Warrick'

Warrick acaba de ser asesinado y Grissom tendrá que aplacar su dolor, rabia y tristeza para dirigir la investigación más dura de su carrera profesional: el trágico fallecimiento del forense de un disparo. A pesar del regreso de Sara, los remordimientos y la desolación harán mella en el reputado entomólogo en el primer episodio de la nueva temporada de 'C.S.I. Las Vegas', que Telecinco ofrecerá tras la emisión del último episodio de la séptima entrega de 'CSI Miami'.
En el capítulo titulado , cuando "Por Warrick" el sheriff McKeen descubre el cuerpo de Warrick ensangrentado, llama a la central de la policía para informar de la situación. Tras conocer el suceso, los miembros de C.S.I. acuden rápidamente al escenario. Grissom llega al lugar, donde halla el cuerpo sin vida del forense junto a una de las ruedas de su coche. McKeen explica a los investigadores que se encontraba en la zona cuando escuchó varios disparos y vio cómo un hombre blanco huía precipitadamente. Tras seguir al sospechoso, pudo ver parte de la matrícula del vehículo con el que logró escapar.
 Sumidos en una profunda tristeza, los forenses procesan la escena del crimen: Nick y Catherine examinan el coche de Warrick, Greg regresa al laboratorio con las primeras evidencias, Brass se dirige al night club en el que estuvo Brown poco antes de su muerte y Grissom acompaña al cuerpo de su subordinado hasta la morgue.
 
Catherine y Nick descubren que una de las ventanillas del coche estaba bajada, indicio que les lleva a pensar que su compañero conocía al asesino. Entretanto, Sara regresa a la ciudad para consolar a Grissom y organizar los detalles del funeral de Warrick. Poco después, Sidle acompaña a Greg al apartamento del Brown, donde hallan una prueba de ADN que demuestra que Warrick es el padre e Eli, el hijo de Tina Brewster.
 
Posteriormente, los forenses localizan en el automóvil de Brown varias huellas dactilares y un casquillo de bala, pruebas que estudian pormenorizadamente en el laboratorio para poder identificar al verdadero responsable de su muerte.