Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sentencia de Emilia Zaballos

Maripaz y su marido viven en precario, es decir, ocupan una vivienda que se les ha cedido por un tiempo indeterminado sin pagar renta alguna. Sin embargo, el hecho de que Araceli les haya cedido su vivienda para su uso y disfrute no le da derecho, incluso siendo la propietaria, a entrar y salir de la misma sin el consentimiento de las personas que allí viven. Por tanto, y para evitar conflictos, nuera y suegra deberá devolverse las llaves mutuamente. Respecto a la decoración, Araceli tiene 30 días para volver a colocarlo todo estaba originariamente.