Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sentencia de Darío Jurado

A falta de testamento, que no lo hay, y con el padre de Susana y Ana fallecido, las dos son dueñas de la herencia al cincuenta por ciento. La voluntad de Darío Jurado es que las hermanas lleguen a un acuerdo y decidan por su propia voluntad cómo se reparten cada una la mitad de los bienes. De no ser así, el juez hará la división al cincuenta por ciento como considere oportuno.