Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis se confundió de sala y tocó para otra boda

Luis lleva cinco años tocando en bodas, en uno de sus encargos se equivocó de sala y se puso a tocar en la boda de la hija de Alberto. Ahora quiere que le pague por us servicios aunque no los hubiese solicitado.
EL CASO
Luis, el demandante: "Soy músico profesional, toco en bodas y bautizos. Estoy aquí con este señor para conseguir que me abone un dinero por haber tocado en la boda de su hija. La cantidad son 1.000 euros y no me quiere pagar. Llevo cinco años y nunca he tenido ningún problema".
"No tenía contrato con este señor, me equivoqué de sala, era con otra boda, pero había sido por teléfono, era una sorpresa en la boda. Nosotros cuando llegamos, que llegamos tarde porque teníamos un compromiso, no preguntamos y nos pusimos a tocar".
Alberto, el demandado: "Yo a este señor no lo he contratado. Los servicios que ha prestado para mí son gratuitos y no voy a pagar. Tenía un contrato con el resturante, iba todo detallado, no comprendía la prestación de un servicio musical. Al principio me extraño, iba a hablar con el restaurante, perop hubo una serie de detalles.
EL VEREDICTO
Gustavo Larraz, el juez: " Luis, yo sé perfectamente que el errar es humano, el desconocer, ignorar, aquello que necesariamente debe conocerse es un error inexcusable. Absolutamente inaceptable, especialmente en un profesional como dices ser tú durante cinco años de prestación de servicios musicales. He ignorado la necesidad de establecer un contrato de prestación de servicios con Alberto".
"Alberto, yo tengo mis dudas de que usted no conociera que le estaban prestando un servicio musical no contratado. Me parece que usted es una persona cuidadosa, que sabe lo que firma, y que ante la duda de esa prestación de servicio musical que estaba recibiendo, seguramente hubiese preguntado a que se debía. Yo creo que usted sí disfrutó del servicio que prestó Luis. Lo digo, porque Luis prestó servicio musical durante cuatro horas, y si a usted no le hubiese gustado, usted hubiese interrumpido ese servicio musical. Mi veredicto es que tu reclamación, Luis, tiene que ser rechazada".