Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estoy embarazada y mi marido es estéril

Eva creyó que estaba embarazada por un error de la clínica. El problema es que su marido era estéril y ella dio por hecho que el bebé era de su amante. Se lo confesó a su marido y él la dejó y, al cabo de un tiempo, descubrió que había sido un error.  Eva considera a Aurora, la directora de la clínica, la responsable de su divorcio y le exige una indemnización de 40.000 euros por daños morales.

Cuando a Eva le dieron la noticia de que estaba embarazada, no podía dar crédito. Su marido es estéril así que estaba claro que estaba embarazada de su amante. ¿Qué hacer? Eva le confesó a su marido su embarazo y su infidelidad. Una confesión innecesaria porque Eva no estaba embarazada. La clínica cometió un error y Eva no estaba embarazada. Ahora Eva quiere que Aurora, directora de la clínica que le aseguró que estaba embarazada, lo pague muy caro porque ella se ha quedado sin marido. Eva exige una indemnización de nada más y nada menos que 40.000 euros. ¿Lo logrará? Emilia Zaballos tiene la respuesta.
Paloma García Pelayo y Gustavo González estarán en las gradas del programa en un debate muy polémico. ¿Puede un falso positivo en una prueba de embarazo arruinarte la vida?
Carmelo Encinas y Carmen Carcelén interrogan a estas dos mujeres para conocer todos los detalles y toda la verdad de este caso.