Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mediador: Gustavo Larraz

El encargado de aportar la mirada legal sobre los conflictos que se debatan en 'De buena ley' es el experimentado abogado Gustavo Larraz. Él escuchará las posturas de los dos enfrentados y, tras una deliberación, aportará su veredicto antendiendo a la jurisdicción actual.
Gustavo Larraz es Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y ha cursado estudios de especialización jurídica en las universidades de Harvard, Nueva York y Londres.
Es académico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación ; académico de número de la International Academy of Trial Lawyers de Estados Unidos; miembro de honor y vitalicio de la National Association of Criminal Defense Lawyers; miembro del Panel Internacional de Árbitros de la American Arbitration Association y consultor del Trial Advocate Resolution Service.
En 1986 fue galardonado con la Cruz Distinguida de Primera Clase de San Raimundo de Peñafort por su contribución a la Justicia. Desde 1965 ha ejercido la profesión de abogado y desde 1976 se ha especializado en la defensa de pacientes en sus pleitos y conflictos con la Sanidad pública y privada por casos de errores y negligencias médicas.
Participa activamente como ponente en conferencias, coloquios y foros universitarios y profesionales en España y en el extranjero.
Su papel en el programa
Gustavo Larraz será el encargado de aportar una base legal a los conflictos que los ciudadanos expongan en 'De buena ley', tales como disputas familiares, problemas de herencias, divorcios complicados, incompatibiladades en la convivencia y un larguísmo etcétera. Una vez que el prestigioso abogado haya escuchado a las dos partes que presentan el conflicto se retirará a deliberar para dictar una 'sentencia'. Evidentemente, esta decisión no tendrá ningún valor real, pero servirá a los afectados para orientarles sobre cómo resolver sus problemas y conocer lo que dice la justicia sobre los mismos.