Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España naufraga ante Turquía (63 - 60) y se complica el Eurobasket

El respeto que ambos equipos se tenían ha quedado patente desde el mismo inicio del partido, con las defensas muy pendientes de su par y con ambos equipos buscando asegurar canastas sencillas.
El primer desequilibrio vino con la defensa de Turkoglu sobre Ricky Rubio que el jovencísimo base español supo aprovechar para anotar un triple y repartir juego una vez desequilibrado su marcador.
El entrenador de los turcos, Bogdan Tanjevic, asignó después a su estrella NBA la defensa de Rudy Fernández, con resultados similares. En el otro bando, Omer Asik resultaba imparable para los pívots españoles.
Con la selección española seis puntos arriba, Tanjevic decidió ajustar la defensa con parejas más igualadas y el equilibrio se instaló de nuevo en el marcador (20-22 al término del primer cuarto).
En el segundo cuarto, el equipo español volvió a tomar, otra vez, ligeras ventajas aprovechando el desajuste que producía la defensa de Ilyasova sobre Navarro. Al descanso, las espadas estaban en todo lo alto con un 36-34 para los turcos.
Navarro, con una 'bomba' y un triple consecutivos, volvió a dar vida y ventaja a la selección española, que en defensa elevó sus prestaciones colocando dos tapones en la misma jugada. Cada balón era importante y cada posesión un mundo, máxime teniendo en cuenta lo difícil que era anotar un punto en cualquiera de las dos canastas (10-9 en siete minutos de juego del tercer parcial).
La defensa en zona turca tampoco ayudó a las expectativas hispanas, que chocaron con ese muro mental que, por momentos, impide a los jugadores soltar el brazo y anotar desde el exterior. España ganó el tercer cuarto por 13-14.
El empate a 55 a cuatro minutos para el final tiñó de dramatismo el encuentro. Cada acción, cada punto, cada falta podía ser la que decantara el fiel de la balanza. A un minuto para el final, 61-60 y la tensión que podía cortarse con un cuchillo, lo mismo que a falta de 12,3 segundos y con posesión para España. Llull fue el encargado de jugar la última posesión y falló. EPF