Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal de Múnich devuelve la autoridad a la FIBA pese a defender los derechos de los clubes

El Tribunal de Múnich se ha pronunciado este jueves cancelando la resolución que impedía a FIBA Europa adoptar medidas disciplinarias, en relación al conflicto que mantiene a la FIBA y a la Euroliga en un tira y afloja con sanciones a distintas federaciones nacionales, a causa del veto implantado a algunos clubes para competir a nivel continental, aunque reconoce aún el derecho de los clubes de elegir en qué torneo inscribirse.
El fallo se produjo después de que los juzgados citaran el pasado martes a los máximos responsables de la FIBA en una audiencia en la que pudieron explicar su posición y los motivos que la habían impulsado a sancionar a las Ligas y a las Federaciones con la exclusión de las competiciones organizadas por ella, una decisión que desde Euroliga (ECA) tacharon de "ilegal".
A partir de ahí, el contencioso ha optado por poner fin a la cautelar emitida el 2 de junio por la cual las inhabilitaciones de FIBA Europa quedan sin efecto alguno, algo que han celebrado en un comunicado este jueves en el exponen que "reivindica la posición de la FIBA, FIBA Europa y sus federaciones nacionales miembros, así como de las máximas autoridades del baloncesto europeo".
Por su parte, la Euroliga destaca que pese a que las alegaciones hubieran dado sus frutos, su institución seguirá monopolizando la defensa de los clubes europeos para participar en sus competiciones tras informar que continuarán "llevando a cabo todas las acciones legales necesarias para defender la libertad de elección de los clubes europeos y ligas nacionales", haciendo referencia a la orden que les dio la razón el pasado día 2.
En definitiva, pese a que el juez de Múnich devuelve la autoridad perdida a la FIBA, quien el pasado mes de abril sancionó a las federaciones de 14 países, incluida la española, tras mostrar estas su apoyo a la Euroliga, la ECA asegura que su decisión "no afecta a la situación actual", por lo que la guerra entre ambos bandos sigue abierta.