Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El espeleógo atrapado en una cueva de Perú espera volver a España este fin de semana "si todo va bien"

El espeleólogo español Cecilio López-Tercero, rescatado el martes tras pasar doce días en una cueva en Perú, espera volver a España este fin de semana "si todo va bien".
También ha explicado que no llegó a temer por su vida y que se encuentra "muy bien" pese a la fractura en una vértebra lumbar. También ha detallado que "durante algunos minutos" no sintió las piernas y pensó "lo peor".
"La verdad es que hasta que no he salido no me he dado cuenta de lo que ha pasado. Yo estaba a 400 metros de profundidad, iban bajando compañeros y me informaban poco a poco, pero no me imaginaba lo que había arriba", ha manifestado López-Tercero desde Lima en una entrevista en Cope, recogida por Europa Press.
El madrileño reconoció que está "muy bien y casi como el cielo". "Me han detectado una fractura en una vértebra lumbar. No es nada grave, porque es una fractura muy limpia. Si todo va bien, este fin de semana volveré a España porque tengo que operarme, pero no es una lesión demasiado grave", ha asegurado.
Sobre su incidente, el espeleólogo ha detallado que estaban explorando "la segunda cueva más profunda de Perú" y que cuando se iban a marchar, un bloque en el que tenía "anclada la cuerda se vino abajo". "Caí al suelo y por suerte el bloque no me cayó encima. Si no, no lo hubiera contado", ha confesado.
"Al caerme sabía que no podría salir por mis propios medios. Durante algunos minutos no sentía las piernas y me temí lo peor, pensé que tenía afectadas las piernas. Después recuperé la movilidad en las piernas y un compañero me pudo arrastrar hasta una zona seca. Más tarde, él pudo subir a la superficie y bajar rápido con ropa para abrigarme. Si no, hubiese muerto por hipotermia en poco tiempo", ha relatado López-Tercero.
En este sentido, ha remarcado que era "imposible" que se hubiera accidentado solo. "La espeleología es un deporte de equipo. Hubiéramos tenido que ir tres, pero un compañero tuvo un problema y se tuvo que subir. El otro, me salvó la vida", ha apuntado en referencia a Gustavo Vela, "uno de los mejores espeleólogos de México". "Tuve suerte de estar con él, porque otro no podría haber subido hasta la superficie y volver tan rápido", ha añadido.
Sin embargo, "el problema" fue que en Perú "no hay médicos que puedan bajar hasta esa profundidad". "Estuve cuatro o cinco días en los que los compañeros se iban turnando para bajar, llevarme comida y acompañarme. Así estuvimos hasta que pudo venir el Grupo de Socorro de la Federación de Madrid, que llegó una semana más tarde", ha detallado.
"Yo cuando me caí, sabiendo el lugar y la profundidad, me temí que iba a ser un rescate muy largo. Si esto me ocurre en España, me hubieran sacado en un par de días, pero desde Lima es muy complicado acceder hasta la zona del accidente", ha resaltado el madrileño.
De todos modos, no temió por su vida "porque sabía que tarde o temprano" le rescatarían. "Cuando me bajaron ropa y comida sabía que era cuestión de tiempo, pero no era una situación muy cómoda. Con una lesión en la espalda dormía sobre el barro, con poco espacio para estirarme y con un cien por cien de humedad y muy poca temperatura", comentó el español.
El madrileño ha declarado que con el primer grupo de rescate tuvo "la ilusión" de que le sacaran "rápido", pero no era "fácil" y tuvieron que llegar "más grupos". "Hasta que no vino mucha gente, no me han podido sacar. De hecho, me han sacado en tramos de cien metros", puntualizó, bromeando sobre los mensajes recibidos. "'La que has liado, macho' es el que más he recibido", ha dicho.
En cambio, aunque no ha estado "al tanto", lamentó que, por lo que le han "contado", no haya habido "mucho apoyo" institucional. "Pero mucha gente ha viajado pagando sus billetes, pidiendo permiso en el trabajo", aclaró, subrayando que para él explorar "es como una droga". "De hecho me voy a volver a meter en cuanto me recupere", ha avanzado.