Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenadas cinco personas por planear un ataque contra el Gran Premio de Bahréin

La Justicia de Bahréin ha condenado a cinco personas por planear un ataque bomba en el Gran Premio de Fórmula 1 de Bahréin en 2013, según ha informado este martes la agencia estatal de noticias BNA. Una policía descubrió los planes del grupo cuando se percató de que una de las integrantes utilizaba una almohada para fingir que estaba embarazada e intentar introducir una bomba casera en el circuito.
La agencia no ha dado nombres, pero los cinco han confesado el intento de ataque. Por su parte, la Sociedad Juvenil por los Derechos Humanos(BYSHR, según sus siglas en inglés) ha identificado a dos de las mujeres como activistas de su grupo, Nafisa al Asfoor, de 31 años, y Rayhana al Musawi, de 38. Según esta organización, las dos mujeres fueron detenidas en una protesta cerca del circuito. Además, BYSHR ha asegurado que "ambas mujeres han dicho a sus familias que las torturaron y que la Policía abusó de ellas durante el interrogatorio".
Aunque las autoridades no se han pronunciado al respecto, sí han indicado que las torturas no forman parte de sus métodos interrogatorios y que las prisiones tienen cámaras que graban estas sesiones.
Bahréin, ubicado en el Golfo Pérsico, ha luchado contra las revueltas desde que en 2011 la comunidad chií inició protestas masivas para reclamar reformar democráticas. Aunque los levantamientos fueron reprimidos por las autoridades, desde entones los chiíes han atacado de manera casi diaria a las fuerzas de seguridad. En los últimos meses se ha incrementado el uso de artefactos caseros.
El Gobierno considera el GP de Fórmula 1 como una oportunidad para presentar la mejor cara del país ante el resto del mundo y para atraer a los turistas y la inversión extranjera. La oposición, por su parte, aprovecha estos eventos para protestar y poner el foco en sus denuncias. En 2011, cuando la primera protesta estalló en el contexto de la primavera árabe, la carrera se canceló, sin embargo, en los años posteriores se ha celebrado con normalidad.