Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kvyat, Verstappen y el 'Juego de Tronos' entre Red Bull y Toro Rosso

Kvyat: "Me lo comunicó Marko, colgó y seguí mirando 'Juego de Tronos'"
La gran noticia de esta semana, la bomba que ha sacudido la Fórmula 1, ha sido la decisión de Red Bull de prescindir del piloto Daniil Kvyat y bajarle a Toro Rosso a la par que ascendía al joven holandés de 18 años Max Verstappen, un cambio de volantes y una decisión drástica que el propio ruso conoció de la mano de Helmut Marko mientras veía un episodio de la popular serie 'Juego de Tronos'.
"Estaba en casa viendo una serie. Recibí una llamada de Marko para explicarme la decisión, cuyos detalles se guardó y los espero. Colgó, volví al sofá y seguí mirando el episodio. ¿Qué serie era? 'Juego de Tronos'", espetó Kvyat en rueda de prensa arrancando las risas de los periodistas, de resto de pilotos incluida la de Max Verstappen, aunque más comedida.
Así, como si de una guerra de 'Juego de Tronos' entre distintas familias se tratara, o una de las muchas traiciones en que se basa la popular serie de televisión inspiradas en las novelas de 'Canción de Hielo y Fuego' de George R.R. Martin, Kvyat supo que perdía el volante de Red Bull y retrocedía atrás en el tiempo hacia Toro Rosso, como en el Mundial de 2014 cuando finalizó 15º con 8 puntos.
Eso sí, se defenderá en la pista con uñas y dientes para demostrar que la decisión, aunque la "acepta", no la comparte. A partir de este Gran Premio de España en el Circuit de Barcelona-Catalunya Kvyat ya conducirá el Toro Rosso, Max Verstappen el Red Bull y además lo harán con la imposición de usar los neumáticos que estaban previstos para cada piloto.
"Intercambiaremos la elección de neumáticos, sí, cambiamos de equipos, pero no pienso cambiar los puntos ni las posiciones", advirtió Kvyat ante la atenta mirada de Verstappen, sentado codo con codo junto a él en la sala de prensa del trazado catalán. Y es que, en las cuatro primeras carreras de Australia, Baréin, China y Rusia, Kvyat sumó 21 puntos por los 13 de Verstappen.
Un holandés que, a sus 18 años, acepta de buen grado el trono de Red Bull pese a su juventud. "Estoy muy contento por esta oportunidad. Para ser honesto, es un riesgo ser tan joven en la Fórmula 1, me tengo que acostumbrar a un nuevo coche y no es fácil con el Mundial empezado. Me da mucha confianza este cambio y espero disfrutar de la carrera", señaló.
"Estoy muy contento y quiero disfrutar de cada carrera y del Mundial y veremos qué pasa en el futuro. No me toca a mí decir si lo merecía o no", apuntó sobre esta inesperado cambio. "Siempre he estado muy contento con Red Bull, ahora todavía más. Ellos están contentos conmigo y espero que continúe siendo así, trataré de alargarlo", agregó al respecto.
Pese a compartir comparecencia de prensa, los dos pilotos reconocieron que no habían hablado del cambio de volante todavía. "No hay mucho que decirnos, tenemos que trabajar. Yo estoy cómodo, así puedes rendir y si encima estás contento todavía puedes tener mejor rendimiento. Y estoy muy contento. Hay que ir paso a paso, carrera a carrera, e ir mejorando", apeló Verstappen.
Por su parte, Kvyat no se mordió tanto la lengua y dejó claro que acepta la decisión de Helmut Marko y del director deportivo de Toro Rosso, Franz Tost, pero que no la comparte ni prácticamente entiende. "Es lo que hay, de momento. Los jefes han tomado una decisión y debo aceptarla, dar lo mejor de mí y obtener los mejores resultados. Lo he hecho todo correctamente hasta el momento, es lo que siento, y nada cambiará por mi parte. Siempre he dado lo mejor en pista", se defendió.
"No hay explicaciones, si los jefes dicen que algo tiene que pasar, pasará. Creo que decir que me han tirado es algo muy fuerte, es un cambio entre Red Bull y Toro Rosso. He estado dando puntos, he hecho buen trabajo, hemos hecho ese trabajo juntos y creo es pregunta para quien ha tomado estas decisiones. No veo ninguna razón para ello. Por mi parte trabajaré duro para mejorar los resultados y veremos quién trabaja más fuerte para mejorar más", comentó sobre Verstappen.
A partir de ahora, el ruso entrará en una lucha directa con Verstappen en cada carrera intentando demostrar que sigue siendo rápido incluso con el Toro Rosso, donde aseguró que le han dado una "muy buena bienvenida". "El ambiente es muy bueno, las metas están claras y seguiré luchando hasta el límite para dar mis respuestas en la pista", advirtió.