Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AUPA denuncia que el Racing se ha convertido en una "sinvergonzonería" y pide la dimisión del Consejo

La Asociación Unificada de Pequeños Accionistas (AUPA) ha criticado "el último esperpento" propiciado por el Consejo de Administración del Racing respeto a la "destitución" del técnico Juan Carlos Unzué, y han reclamado la dimisión de un Consejo que ven "instalado en la desvergüenza, desfachatez, descaro, insolencia e inmoralidad".
"Su actividad, lejos de aminorar el gravísimo problema social del Racing, lo está agrandando a pasos agigantados y la situación está sobrepasando con creces el mínimo tolerable", aseveran en un comunicado.
Para ellos, "el caso Unzué es particularmente ejemplarizante de la manera de actuar tramposa de este Consejo". Según detallan, "sus propias alegaciones, presentadas ante el Juzgado número uno de lo Mercantil el pasado 20 de julio para destituir a los concursales y conseguir tener la facultad plena de sus competencias, manifestaban que la negativa de los administradores concursales a la firma del contrato de Unzué era un obstáculo que impedía el correcto funcionamiento de la entidad".
Según recuerdan, entonces, además, instaban a la jueza a resolver el asunto porque, tal y como manifestaban ante el Juzgado, era obligatoria la inscripción del entrenador antes del 31 de julio en la LFP.
"Hasta tal punto llegaba el aserto que, en la alegación séptima decían que las alternativas eran dos: o destituir a Unzué o elegir a otro entrenador", remarcan.
Sin embargo, "ahora, agarrados al Auto de 30 de julio por el que se estima la retirada de facultades a los concursales, dicen que no se puede firmar a Unzué como pretendían porque la juez vio razonable que los concursales no firmaran el contrato del navarro".
"O sea, se quitan ellos mismos la razón para dársela a los concursales, lo que antes era obstruccionismo y hasta un ultimatum, hoy no vale nada", sentencian.
AUPA afirma que "como se puede comprobar, la mentira es absoluta: han presentado alegaciones mentirosas, para luego tomar una decisión contraria a la que alegaban: han engañando a la juez".
"¿Cabe mayor estafa, desvergüenza y felonía? La única salida es la dimisión irrevocable de esta cuadrilla de indignos que tiene secuestrado el equipo que construyeron miles de cántabros durante casi cien años: el Racing", reiteran.