Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Análisis) Asequible grupo para un Barça que quiere volver a Wembley

El FC Barcelona ha tenido suerte este jueves en el sorteo de la fase de grupos de la Liga de Campeones, celebrado en el Foro Grimaldi de Mónaco, al quedar encuadrado en el grupo G junto al Benfica, Spartak de Moscú y Celtic de Glasgow y evitando así a los 'cocos' del torneo.
Los blaugrana empezarán su camino hacia Wembley, donde esperan repetir el éxito de 2010 ante el Manchester United y el de 1992 ante la Sampdoria, con una fase de grupos asequibles donde el máximo escollo serán los viajes a Moscú y Glasgow, por posible frío y lejanía el primero e historia del Celtic Park el segundo.
No obstante, a nivel de plantillas ningún equipo presentaría grandes problemas al cuadro blaugrana salvo sorpresa, por lo que la primera temporada de Francesc 'Tito' Vilanova en Europa debería empezar sin sobresaltos.
Son todos los equipos, además, conocidos para los blaugrana. En cuanto al Benfica, trae buenos recuerdos ya que en la temporada 2005/06 se cruzaron en el camino de los de Rijkaard y Ronaldinho en los cuartos de final de una 'Champions' que acabaría en manos de los catalanes en París, gracias al triunfo contra el Arsenal.
Ambos equipos ya no se parecen en nada, y el gran peligro de este Benfica son conocidos en la Liga BBVA como Eduardo Salvio, Javi García o Pablo Aimar, amén de uno de los talentos belgas como Axel Witsel, motor del centro del campo.
En cuanto al Spartak de Moscú, vigente subcampeón ruso, se ha reforzado con la llegada de Unai Emery al banquillo. El extécnico valencianista cuanta con jugadores expertos como el central argentino Nico Pareja, el holandés De Zeeuw o el irlandés Aiden McGeady, si bien su principal estrella es Dmitri Kombarov, un extremo potente con gol y buena visión de juego.
Y, si hay conocido posible, es un Celtic de Glasgow que regresa a la fase de grupos de la máxima competición continental desde su última incursión en 2008, cuando fue eliminado por el FC Barcelona, precisamente, en los cuartos de final.
Entonces, un Barça en el fin de ciclo de Frank Rijkaard en el banquillo y agonizando a la espera de Pep Guardiola, ganó 2-3 en el imponente Celtic Park para sentenciar la eliminatoria en el Camp Nou (1-0) y vapulear a unos escoceses que cambian constantemente de técnico y jugadores sin encontrar fortuna en Europa.