Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sevilla ajusticia al Villarreal y el Athletic se impone al Betis

Sevilla - VillarrealEFE

El Sevilla se impuso al Villarreal en el Sánchez Pizjuán (4-2) para lograr tres puntos más y acechar el cuarto puesto de la Liga de Campeones del 'submarino' en la vigésimo novena jornada de la Liga BBVA, en la que el Athletic venció al Betis (3-1) con varias rotaciones en su once que sirvieron a los 'leones' para poner más interesante el puesto por la máxima competición continental.

En el Sánchez Pizjuán se vivió un partidazo en el que un Sevilla, que perdonó, se llevó el triunfo alentado por su hinchada ante un Villarreal que llegó a darle la vuelta al marcador. Los de Emery acortaron la distancia a cinco puntos con su rival de este domingo, un 'submarino amarillo' que suma tres duelos seguidos sin ganar y se queda con 53 puntos, sintiendo el aliento sevillista. La peor noticia para los valencianos es que la próxima semana reciben al Barcelona.
El Sevilla dominó la primera parte con un Gameiro muy activo echando hacia su área a un 'submarino' que esperaba encontrar espacios por medio de las contras. Sin embargo, el contraataque lo hicieron los locales en el 23', con el francés corriendo al hueco y cambiando el ritmo para que Iborra empujara a placer. El gol fue lo único que hizo reaccionar al Villarreal, que ya le habían perdonado la vida en un par de ocasiones. No lo hizo Bakambu en el otro área, que está de dulce.
Solo cinco minutos después, ponía las tablas al cazar un balón muerto en el punto de penalti y definir por abajo. A diferencia de su rival, una ocasión, un gol. El ariete, como ya hiciera en la Europa League, firmó un doblete y puso a los suyos arriba gracias a una volea con poco ángulo al palo contrario. Los de Nervión salieron del vestuario queriendo lo que merecieron en la primera mitad. El ambiente de la grada ayudó, al igual que el tanto en propia meta de Víctor Ruiz a los cinco minutos.
Se olía sangre amarilla por los arreones locales. Fue Konoplyanka el que volteó al marcador con un latigazo imposible desde 30 metros que Areola solo pudo seguir con la mirada (min. 65). Verse derrotado volvió a sacudir a los visitantes, que llevaron el peligro a la otra mitad del campo. La segunda amarilla de Banega a diez del final, inclinó la balanza aún más y Bakambu tuvo la más clara, pero vio como su tiro a puerta vacía lo salvaba Rami. En el añadido, Gameiro se plantó a la contra ante Areola, con el meta vencedor instantáneo, ya que llegó Reyes para anotar el cuarto y cerrar la victoria.
UN ATHLETIC CON ROTACIONES DERROTA A UN IMPOTENTE BETIS
Con Aduriz, Beñat o De Marcos en el banquillo, la responsabilidad del gol, control del juego e intensidad recayó en otros. La plantilla vasca demostró que es amplia y capaz de jugar dos competiciones a la semana y logró en San Mamés los tres puntos ante el Betis (3-1). Con el triunfo sigue sexto y recorta distancia para vislumbrar a seis puntos la zona 'Champions', mientras que los andaluces rompen una racha de seis choques sin perder para ser undécimos con 34 tantos.
Athletic de Bilbao - Betis

La intensidad de los de Valverde superó a los béticos, que apenas se acercaron a la meta de Iraizoz pensando más en defender las bandas rivales. Los verdiblancos estuvieron muy incómodos contra los locales y la recuperación del balón no daba aire suficiente para conectar y crear peligro. Sabin puso el primero tras un gran pase a la espalda de los centrales de San José, orientando el control para superar al zaguero y colocarla al fondo de la red (min.34).
El golpe mortal para los andaluces llegó a dos minutos del descanso, con la volea de Mikel Rico sentenciando antes de tiempo el encuentro. Solo cinco minutos después de la salida de vestuarios, los dos goleadores eran protagonistas del tercer y último tanto. Rico se encontró con Adán en su disparo y Sabin recogió el rechace para acabar con cualquier esperanza. Los andaluces fueron incapaces de reaccionar y Muniain pudo hacer el cuarto, pero atajó bien el ex del Madrid.
Sin saber cómo, el Betis disfrutó de alguna ocasión aislada, más demérito vasco por la relajación que virtud sevillana. Rubén Castro envió el balón al palo en un mano a mano que despejó a córner la zaga de los 'leones'. En ese mismo saque de esquina, el propio delantero canario hizo el gol de la honra con un remate totalmente solo en el segundo palo (min.85). Tres puntos en San Mamés para ver más de cerca la plaza de Liga de Campeones.