Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Getafe sufre su primer descenso a Segunda

La derrota del Getafe (2-1) en el Benito Villamarín frente al Betis en la última jornada de Liga BBVA relega a los madrileños al descenso a Segunda División, por primera vez desde su ascenso en la temporada 2003/2004, después de un curso convulso con dificultades económicas y cambio de entrenador.
Doce años después de su llegada a Primera División, el conjunto del sur de Madrid abandona la categoría tras una jornada en la que dependía de sí mismo contra un Betis que no tenía nada en juego. Sin embargo, los de Juan Eduardo Esnáider no cumplieron su cometido y se vieron superados por un Sporting que ganó (2-0) al Villareal y un Rayo Vallecano que también desciende, a pesar de vencer al Levante (3-1).
El técnico argentino dio esperanzas al club madrileño en las seis jornadas que dirigió. El ex jugador tomó el puesto de Fran Escribá, después de una racha de casi tres meses sin ganar, con el Getafe penúltimo y a dos puntos de la permanencia. Cinco encuentros después, los azulones se encontraban con la oportunidad en sus manos.
La derrota en el Villamarín lleva a Segunda a un club con dificultades económicas, que en sus mejores momentos incluso llegó a codearse con grandes equipos europeos. La final de Copa del Rey perdida en 2007 frente al Sevilla, con Bernd Schuster en el banquillo, dio el billete a los del sur de Madrid a la UEFA.
Otra leyenda de los terrenos de juego tomó el mando de la escuadra ese mismo verano, Michael Laudrup. Con el danés al timón, se vivió el fenómeno 'EuroGeta', que se recuerda por el final agónico en los cuartos de final frente al Bayern de Múnich, en el que un gol de Luca Toni en el último segundo apeó a los madrileños de la competición.
Ocho años después de aquello, y tras algún coqueteo con el descenso, un Getafe al que le persigue la imagen de un Coliseum caso vacío afronta un futuro incierto económicamente en la categoría de plata. Recuperar la esencia de antaño podría ser clave para lograr una inyección en las arcas que ayudara a los azulones a retornar al lugar que han ocupado durante doce cursos.