Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno brasileño pide más garantías al estadio Arena Corinthians

Los auditores del Ministerio de Trabajo de Brasil han presentado más exigencias para dar vía libre a las obras de las tribunas provisionales del estadio Arena Corinthians, sede de la ceremonia inaugural del Mundial, tras la muerte de un trabajador el sábado.
Según Fast Engenharia, la empresa contratada para erigir las tribunas, representantes de la Superintendencia Regional de Trabajo y Empleo de Sao Paulo (SRTE/SP) estuvieron el jueves en el estadio y pidieron "más documentos" tras analizar la situación de seguridad de la sede.
La compañía no dio detalles sobre las nuevas exigencias y dijo que había entregado toda la documentación solicitada inicialmente por la SRTE/SP, ligada al Ministerio de Trabajo, que el lunes prohibió los trabajos en las tribunas temporarias, os días después de que un operario muriera al caer desde ocho metros de altura.
"El Ministerio de Trabajo, nuestros técnicos, no van a dar vía libre hasta que tengan la convicción de que no se va a repetir una muerte en la obra y de que hay garantías. No hay otra forma, es innegociable", explicó a la prensa el superintendente de la SRTE/SP, Luiz Antonio de Medeiros.
Las tribunas temporales son necesarias para ampliar la capacidad del Arena Corinthians en 20.000 asientos, totalizando cerca de 68.000 lugares, para ser sede de la apertura del Mundial.
La muerte del operario no fue la primera en el estadio paulista. A finales de noviembre, la caída de una grúa provocó el fallecimiento de dos trabajadores y atrasó la entrega del estadio, que debía concluir en diciembre. Después de ese incidente, se estableció el 15 de abril como nueva fecha de finalización de las obras, menos de dos meses antes del partido inaugural del Mundial entre Brasil y Croacia, el 12 de junio.
Las obras en el resto del estadio prosiguen normalmente, pero el nuevo plazo podría incumplirse debido a la paralización de los trabajos en las tribunas provisionales y otros inconvenientes en la construcción. El Ministerio Público de Sao Paulo informó el miércoles de que no descarta la prohibición parcial del estadio, incluso durante el Mundial, en caso de que no se cumplan las exigencias de seguridad.