Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Infantino reclama que EEUU restituya los 190 millones de dólares desviados por decenas de dirigentes

El presidente de la FIFA Gianni Infantino afirmó que espera que Estados Unidos restituya los 190 millones de dólares que fueron desviados por decenas de dirigentes y empresarios implicados en el escándalo de corrupción que salpicó al mundo del fútbol el año pasado, por el que se realizaron sobornos millonarios para obtener derechos de transmisión y comercialización de torneos y partidos.
"No es dinero de los Estados Unidos, no es dinero de esas personas, es dinero que pertenece al fútbol. Hay unos 190 millones de dólares que están ahí en Estados Unidos de esas personas que ya se declararon culpables", dijo Infantino en rueda de prensa en la sede de la Conmebol en Paraguay.
Además, el suizo manifestó que el organismo que preside pide el dinero "en nombre del fútbol" porque tampoco es algo que pertenezca a la FIFA. "Luego llegaremos a un acuerdo con las confederaciones y con las asociaciones afectadas por estas personas, porque el dinero tiene que ir donde ocurrió el daño", apuntó.
La fiscalía estadounidense acusa a 39 exdirigentes de la FIFA y del fútbol mundial, así como a empresarios de empresas de marketing, de haber pagado millonarios sobornos para obtener derechos de transmisión y comercialización de torneos y partidos. Y días atrás, el organismo pidió oficialmente a los tribunales de Estados Unidos la restitución de los fondos. Entre los acusados están tres expresidentes de la Confederación Sudamericana de Fútbol y otros tres de la Concacaf.
Por otro lado, Gianni Infantino dio luz verde a la organización conjunta de un Mundial en Sudamérica comentando la posible candidatura de Argentina y Uruguay para ser sede del torneo en el 2030. Ambos países tienen como objetivo organizar en conjunto el campeonato para conmemorar el primer Mundial, que tuvo como sede y campeón a la celeste y en el cual la albiceleste quedó subcampeona.
"El 2030 es un año muy importante, pero la historia se tiene que respetar. No vamos a hacer dos Mundiales en la misma votación, como ocurrió antes. Primero tenemos que hablar del 2026 y luego de 2030", dijo junto al presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Alejandro Domínguez.
La FIFA siempre se ha mostrado contraria a un Mundial organizado entre dos países, pero el suizo señaló que personalmente apoya la idea. "Hay muchos países que pueden organizar una parte del Mundial. Es un tema del cual vamos a hablar y vamos a ver qué pasa", sentenció.