Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Aguirre reconoce que la Federación Japonesa ya intentó contratarle en 2010

El entrenador mexicano Javier Aguirre reconoció este lunes, tras aterrizar en Tokio para comenzar a trabajar como nuevo seleccionador de Japón, que la Federación Japonesa (JFA) ya había contactado con él hace cuatro años para ocupar el cargo.
"Intentaron contratarme después del Mundial de Sudáfrica 2010, pero en ese momento yo no podía aceptar el cargo por razones personales, ya que uno de mis hijos se encontraba estudiando en una universidad española", declaró el mexicano ante los medios a su llegada a Japón.
El extécnico de equipos como el Atlético de Madrid o el Espanyol, no obstante, se decidió en esta ocasión por dirigir al combinado japonés debido a que el director técnico de la JFA, Hiromi Hara-san, ya le había llamado tras el Mundial de Sudáfrica. "Tenía ofertas de la Liga española y de otros países, pero aquí llevaban siguiendo mi trabajo desde hace cuatro años", explicó.
Tras la salida del italiano Alberto Zaccheroni al frente de la selección nipona, Aguirre se convierte en el séptimo técnico extranjero que dirigirá al equipo, cargo que estrenará el próximo 5 de septiembre en un amistoso ante Uruguay.
"El partido contra Uruguay está muy próximo y no habrá tiempo suficiente para entrenar mucho con los jugadores, pero estoy motivado y lo haremos lo mejor posible", manifestó el 'Vasco', que ya sabe lo que es dirigir a una selección nacional tras entrenar a México en dos etapas.
Por último, el técnico se refirió a sus planes al frente de Japón. "Lo importante es que tengo una buena impresión de los jugadores y puedo analizarlos. La puerta está abierta para cualquiera, jueguen en la liga local o en Europa. Elegir a los jugadores correctos es un largo proceso. Los que convoque para el próximo encuentro no tienen que ser necesariamente los que utilice a largo plazo", concluyó.