Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jérôme Valcke admite que el estadio de Sao Paulo estará listo "en el último inuto"

El estadio de Sao Paulo, escenario del partido inaugural del Mundial de Brasil, estará listo "en el último minuto", según dijo este martes el secretario general de la FIFA, Jérôme Valcke.
A menos de dos meses para el partido inaugural de la Copa del Mundo entre Brasil y Croacia el 12 de junio, el Arena Corinthians todavía no está terminado. Las estructuras provisionales que aumentan la capacidad del estadio de 48.000 a 68.00 personas están siendo colocadas, mientras que el techo tampoco está terminado, al igual que otras obras en los alrededores del lugar.
"Lo que puedo decir es que el calendario está muy apretado y que estará todo listo en el último minuto, pero estará listo para la apertura del Mundial", informó Valcke a los periodistas. "No hay un minuto que perder en la recta final", advirtió.
Las obras en el estadio deberían haber estado listas para diciembre, pero se retrasaron por un accidente el mes anterior, que dejó dos trabajadores muertos. Otro operario falleció en marzo al caer desde ocho metros de altura y los atrasos hicieron que el estadio solamente tenga un evento de prueba antes del Mundial y con menos público que su capacidad.
"Con tres semanas de anticipación podremos corregir eventuales problemas", sostuvo en este sentido Valcke, que siempre defendió la realización de varios eventos de prueba antes del Mundial.
De los 12 estadios para la Copa del Mundo, tres no fueron concluidos -Sao Paulo, Curitiba y Cuiabá-, mientras que el de Porto Alegre, el Beira-Rio, también es un dolor de cabeza para la FIFA pese a que ya fue inaugurado.
Valcke, que visitará Cuiabá y Curitiba esta semana, no dio detalles de los "problemas" que afrontan las sedes y se limitó a comentar que se va a informar de la situación cuando visite las ciudades.