Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Enrique perdona a Tassotti 17 años después de la inolvidable fractura de nariz en Boston

El encuentro entre la AS Roma y el AC Milan, que ha saldado con la derrota del equipo capitalino ante su público (2-3), ha servido para cerrar una de las heridas más sangrantes en la historia del fútbol español, la fractura de nariz que Mauro Tassotti le provocó a Luis Enrique en los cuartos del Mundial de Estados Unidos 1994.
Aquel 9 de julio de 1994, la selección española de Javier Clemente, un equipo nulamente vistoso en comparación con la actual 'Roja', pero altamente eficaz, buscaba su pase a las semifinales de un Mundial que los italianos acabarían perdiendo en la tanda de penaltis ante Brasil. El encuentro dejó dos heridas, una colectiva y otra individual, que al fin han cicatrizado.
Como equipo, España se sacó aquella espina hace tres años, cuando se metió en las semifinales de la Eurocopa eliminando a la 'azurra' desde el punto de penalti. La fortuna al fin sonreía a los españoles, que desde aquel día inauguraron un impresionante ciclo triunfal cuyo final aún no se vislumbra.
Pero aún quedaba enjuagar aquella mezcla de sangre y lágrimas que emborronó la camiseta blanca de Luis Enrique y el imaginario colectivo de la afición española. Tassotti, el villano en aquella calurosa de Boston, le partió la nariz a 'Lucho' y los caminos de ambos se han vuelto a cruzar este sábado, pero en los banquillos.
El exzaguero italiano, que ya nunca volvió a vestir la camiseta de Italia, le ha dado la mano como segundo entrenador del Milan al excentrocampista español, que este año ocupa el banquillo de la Roma y ha aceptado las disculpas ofrecidas antes del encuentro. Sobre el terreno de juego, los pupilos de ambos han olvidado la cordialidad con un gran partido gobernado por Ibrahimovic, autor de un doblete.