Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Enrique: "Estamos muy mal acostumbrados a estar en la final"

Luis Enrique MartínezReuters

El entrenador del FC Barcelona, Luis Enrique Martínez, ha señalado tras sellar el billete para la final de la Copa del Rey en Mestalla (1-1) tras el claro resultado de la ida (7-0) ante el Valencia CF que los culés están "muy mal acostumbrados" a jugar finales, algo que ve "muy difícil", pero que siempre se ha dado desde que es entrenador del primer equipo.

"Muy contento por jugar una final más, estamos muy mal acostumbrados los culés. Es muy difícil estar cada año en la final, es uno de los partidos más bonitos de la temporada sin duda. Es momento para disfrutarlo, aunque serán 10 minutos de disfrute y a pensar en el partido de Liga", señaló en rueda de prensa.
Además, el gol del canterano Kaptoum les permite superar el récord de partidos invictos entre todas las competiciones que ostentaba el equipo de Pep Guardiola de la temporada 2010/11. "El récord nos acerca a la final de la Copa, al final veremos si esos números tan buenos significan títulos", le restó importancia el asturiano.
"Era difícil, hay un estímulo muy grande que es jugar una final de Copa pero por otro lado debería haber pasado un accidente enorme para no clasificarnos. Tienes que dar con el carácter del equipo para tocas las teclas necesarias para que haya intensidad. Estoy contento por cómo trabajaron los jugadores", se felicitó.
Reconoció que no era un partido fácil, como preveía, en el aspecto mental. "Lo que rodeaba el partido era bastante diferente a lo que suele ser un partido de vuelta de semifinales de Copa, era extraño al principio y así ha sido, también por el resultado de la ida que traíamos, algo anormal que se da muy pocas veces", reconoció.
En cuanto al cambio de sistema, con un 3-4-1-2, aseguró que fue para poder rotar mejor. "Me interesaba era dar el mayor número de minutos posible a los jugadores menos habituales, para eso he tenido que cambiar el sistema, y para dar mejor salida al balón. He visto al equipo bastante completo, y con Rakitic haciendo de mediapunta sin tener un '9', ha estado bien", celebró.
Clasificado para otra final, y habiendo jugado todas las que podía disputar, celebró que sus jugadores sigan teniendo hambre de títulos. "Dice muchas cosas de la capacidad que tiene este club de reinventarse desde hace tantos años y de tener unos jugadores que disfrutan con lo que hacen y que durante muchos años sigan haciendo disfrutar a los culés", auguró.