Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Enrique: "Soy sportinguista hasta la muerte, pero tengo que hacer mi trabajo"

Luis EnriqueEfe

El entrenador del FC Barcelona, Luis Enrique Martínez, se ha declarado "sportinguista hasta la muerte" antes de viajar a su ciudad natal, Gijón, pero ha aclarado que "para nada es difícil" desligar su trabajo de sus sentimientos, con vistas a un partido que les da la "oportunidad" de poner distancia sobre Atlético y Real Madrid.

"Soy socio desde hace infinidad de años. De niño iba al Molinón con la bandera hecha por mi madre y a la zona de la grada donde más jaleo había, por cierto. Soy sportinguista de cuna y hasta la muerte, pero tengo que hacer mi trabajo (...) Para nada es difícil. Llevo muchos años como profesional y hace mucho que dejé Gijón. Me considero gijonés al mil por mil, pero soy entrenador del Barça y no es difícil prepararlo. Toda mi familia sigue en Gijón, que es mi casa, pero manda el trabajo y mi obligación como profesional es ir a por unos puntos que son básicos", analizó Luis Enrique en rueda de prensa.
El técnico se alegró de que "por fin" recuperan el partido aplazado por el Mundial de Clubes y de que vuelva la normalidad a un campeonato que "está igualado y disputado". "Este partido nos da la oportunidad de separarnos de nuestros rivales y significa mucho. Tengo la sensación de que ganar mañana sería un grandísimo resultado para nuestro objetivo, pero para nada sería definitivo", aclaró, a pesar de que un triunfo les daría un margen de seis y siete puntos sobre Atlético y Real Madrid, respectivamente.
Luis Enrique, al que le "gustaría estar cien partidos más sin que el equipo pierda", avisó de que el Sporting "es un equipo muy bien trabajado con muchísima intensidad, de los más intensos de primera" que, además, está dirigido por "un entrenador que controla su equipo a la perfección" como Abelardo Fernández, su amigo desde la infancia.
"Tengo mala memoria para las tonterías, pero no para las personas importantes. Desde los 7 años íbamos juntos al colegio y hemos tenido la suerte de poder compartir muchos momentos y disfrutar del fútbol juntos, primero como jugadores coincidiendo en varios equipos y ahora como entrenadores. Es una persona muy importante en mi vida, muy cariñosa. Tenemos una relación perfecta y el tiempo solo hace que reforzar esa relación", explicó.
En este sentido, reconoció que "nunca" ha visto a Abelardo "trabajar realmente" en el día, pero que sí puede "ver lo que hace con su equipo". "Consiguió subir a Primera con un equipo que no era de los mejores de Segunda. Lo veo con muchísimas posibilidades de mantener la categoría a pesar de que se ha reforzado muy poco. Estoy seguro de que con jugadores de mayor envergadura podrían hacer muchas cosas", zanjó.