Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Suárez: "Si tengo que volver contra el Real Madrid en el Bernabéu, por algo será"

Luis Suareztelecinco.es
"Vengo con ganas de ganar títulos que no tengo en Europa"
El jugador del FC Barcelona Luis Suárez ha asegurado creer en el destino y ha comentado que si justo se vence su sanción antes del 'clásico' en el Santiago Bernabéu y debuta en competición oficial como blaugrana ante el Real Madrid "por algo será", y ha añadido que ya trabaja al máximo para seguir sintiéndose futbolista y para "ayudar" desde el inicio a que el Barça "gane más títulos" y, en concreto, una Liga de Campeones que no tiene.
"Lo único que puedo decir es que llego con ganas de triunfar en el Barça, que vengo con ganas de ganar títulos, algunos que no he ganado en Europa, y que voy a dar el máximo en cada partido. No vengo a regalar nada, porque nunca me han regalado nada en mi vida, y ahora que tengo la oportunidad de jugar en el equipo en el que he querido hacerlo siempre, no lo desperdiciaré", comentó en una entrevista en la 'Revista Barça' recogida por Europa Press.
Suárez, a punto de cumplir la sanción de la FIFA de cuatro meses por su mordisco al italiano Giorgio Chiellini en el Mundial, aseguró que en lo único que piensa ahora es en "volver a jugar". "Pienso en ayudar al equipo en lo que pueda, a hacer méritos para poder estar en el once y demostrar al entrenador que uno viene aquí a aportar algo más para que el Barça consiga títulos", reiteró.
De momento, está cerca de volver a jugar, primer paso para lograr este objetivo. "Imagino lo que será vestir la camiseta, y justamente se da la casualidad de que todo esto pasará en el estadio que es. Tengo muchas ganas de vivir esta experiencia. Nunca se sabe, pero soy de los que piensan que las cosas pasan por algo y que si con los 19 equipos que hay, justo tengo que volver contra el Real Madrid en el Bernabéu, por algo será", apuntó sobre su posible debut en el 'clásico'.
"Los últimos partidos en los que he ido a ver a los compañeros he notado cómo crece la ansiedad de querer jugar y de querer ayudar, de por lo menos estar a disposición del entrenador. Lo que me toca ahora es animarles, estar a su lado y esperar, porque ya no queda nada. Se pasa mal por la impotencia de no poder ayudar", reconoció.
Y es que para Suárez, los dos primeros meses de la sanción han sido lo "peor" que le ha tocado vivir en su carrera como futbolista. "Uno comete errores y aceptarlo siempre es bueno, pero lo que más te indigna es no sentirte profesional, no sentirte un trabajador más, como todos los jugadores, eso es lo que más daño me hacía", se sinceró.
"EL DELANTERO TAMBIÉN ES COMPAÑERO"
Preguntado por el rol que ocupará en el equipo, el de Salto se abre a jugar en cualquier posición de ataque. "Al delantero lo que más le gusta es hacer goles y eso también depende de la calidad de uno, de la confianza, del instinto que tengas en ese momento, el oportunismo. Pero también el delantero es compañero, y en mi caso me gusta hacer una bonita jugada y dar el pase de gol a otro", señaló.
Además, el azulgrana se mostró impaciente por compartir esa delantera con jugadores de "gran calidad". "La calidad de los jugadores que hay es increíble, es admirable. En los entrenamientos lo que haces es confirmar lo que ves en los partidos. Ver los pases que hacen Leo, Neymar, Xavi, Iniesta... Todos jugadores de gran calidad y ves que es imposible hacer un pase y ellos lo hacen, te deja parado. Compartir con ellos los entrenamientos y el día a día es espectacular", manifestó.
Por último, Luis Suárez quiso volver a pedir perdón por lo sucedido en el Mundial. "El hecho de aceptar que cometes un error es bueno, y es lo que hice. Me demoré unos días porque hay que entender que uno es humano y a veces cuesta aceptar la realidad", confesó.
"Me costaba entender y darme cuenta de lo que había hecho. Aquellos días no quería saber nada de nada, sólo quería estar con mi mujer y mis hijos, que fueron mis apoyos en este momento, pero no quería escuchar a nadie, ni hablar con nadie, no quería aceptarlo", sentenció al respecto.