Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marruecos desmiente su renuncia a la Copa de África

Marruecos ha negado oficialmente este viernes haber renunciado a organizar la Copa de África de 2015, al tiempo que sí ha insistido en que la amenaza del ébola exige un análisis urgente de la situación y estudiar, junto con la Confederación Africana de Fútbol (CAF), retrasar el torneo.
El anfitrión de la competición prevista entre el 17 y el 8 de febrero pidió ya la pasada semana posponer la Copa de Naciones de África por el miedo a la propagación del virus mortal, lo cual pondría al país marroquí en serio peligro. La petición fue rechazada con firmeza por la CAF.
Las autoridades de Marruecos sondearon este jueves a otros países del continente africano para saber si aceptarían organizar el torneo, algo que desató los informes erróneos de que el país del norte de África había decidido cancelar el campeonato.
Tras las informaciones surgidas, este viernes, el ministro de Deporte de Marruecos ha asegurado que su país no quiere poner en peligro la disputa del torneo africano, pero solicita a la CAF saber los potenciales riesgos que pueda tener como anfitrión ante la crisis que está desatando el virus del ébola.
"De ninguna manera hemos propuesto cancelar el torneo. Estamos hablando con la CAF para encontrar una solución. Estamos preocupados por lo que está ocurriendo en África porque somos parte orgullosa de este continente", dijo Mohammed Ouzzine a Hespress TV.
El presidente de la CAF, Issa Hayatou, se reunirá el mes que viene con las autoridades marroquíes para estudiar la solicitud del anfitrión. La federación africana estudia ya la posibilidad de que el torneo se dispute en otro país en caso de que Marruecos finalmente decida retirarse.
Uno de los países que suenan como posible 'plan B' es Sudáfrica, aunque sus autoridades de momento se muestran reacias a asumir la organización del torneo 'in extremis' y en medio de la complicada situación que está provocando el violento brote de ébola en África.