Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Víctor Sánchez del Amo: "No tenemos más objetivo que la permanencia"

El entrenador del RC Deportivo, Víctor Sánchez del Amo, ha asegurado que "no" tienen "más objetivo que la permanencia" esta temporada a pesar de rondar los puestos europeos y que tratarán de conseguirlo "en el puesto más alto posible", y ha afirmado que en su vuelta al Santiago Bernabéu este sábado (20.30 horas) "la cabeza estará donde tiene que estar".
"No tenemos más objetivo que la permanencia y es lo que tenemos marcado desde el principio de temporada. Lo que pasa es que queremos es lograrla cuanto antes y por eso la perspectiva es intentar ganar cada partido para asegurarlo lo antes posible. Para salvarse hay muchos puestos en la clasificación y vamos a intentar hacerlo en el puesto más alto posible", declaró en una entrevista a 'UEFA.com' que recoge Europa Press.
Para ello, el madrileño marca unos objetivos fundamentales. "Seguir en la misma línea de trabajo en el ambiente de estabilidad que prima ahora en el club, que nos permita seguir dando pasitos para crecer, y que el club alcance la estabilidad económica, que ya se están dando pasos firmes para conseguirlo, y que vaya acompañada de la estabilidad deportiva que por suerte estamos logrando, y que nos permita crecer para dar más alegrías a nuestra afición", subrayó.
Por otra parte, habló de su "especial" vuelta el sábado al Santiago Bernabéu (20.30 horas), donde militó como jugador de 1995 a 1998 y a donde acudió como segundo técnico de Míchel con Olympiacos. "Ya he pasado por el banquillo del Bernabéu como segundo entrenador de Míchel y fue un momento muy especial, pero como primer entrenador me imagino que quizás haya un tipo de sentimiento diferente, aunque no lo sé. Pero la cabeza estará donde tiene que estar, que es en nuestro trabajo para intentar lograr una victoria, como hacemos en cada partido", afirmó.
"EL EQUIPO DEMOSTRÓ SU CAPACIDAD DE LUCHA"
En una entrevista en profundidad, recordó que recibió "con muchísima ilusión y motivación" la llamada del Deportivo para entrenador al primer equipo. "Era irrechazable por los siete años que pasé como jugador aquí, que fueron maravillosos. Se creó un vínculo emocional entre el club, entre la ciudad y mi persona que es muy difícil de romper, así que esa oportunidad que me daban fue una inmensa alegría independientemente de la situación que hubiera, y una motivación tremenda para sacar al equipo de donde estaba", expresó.
"Mi etapa como jugador aquí fue importantísima para mí. Conseguimos que un equipo a años luz de los poderosos pudiera competir contra ellos, y fuimos capaces de lograr títulos y competir en Europa con actuaciones memorables. Estuve muchos años pegado a la raya del estadio de Riazor pero justo por dentro y ahora estoy pegado a la raya justo por fuera. Esperamos poder contribuir con nuestro trabajo a que el Deportivo pueda dar a la afición las alegrías del pasado", prosiguió.
En este sentido, Víctor recordó la "muy complicada" situación del equipo, sobre todo "en el aspecto emocional", cuando llegó. "Nuestro primer foco de atención fue recuperar anímicamente la confianza porque sin eso es imposible desarrollar el trabajo táctico. Aunamos fuerzas y el equipo demostró una capacidad de lucha que hasta entonces no había logrado y pudimos salvarnos y empezar esta campaña con la perspectiva de hacer un equipo nuevo", señaló.
"Hemos hecho 15 fichajes, hemos buscado jugadores polivalentes que nos permiten tener más riqueza táctica y diferentes sistemas, y hemos hecho hincapié en el aspecto físico. Empezamos bien y el equipo sigue creciendo. Queremos crecer, crecer y crecer y para eso hay que trabajar, trabajar, trabajar", continuó.
"EN EL MADRID SE DESARROLLABAN VALORES QUE QUEDABAN GRABADOS A FUEGO"
Por otra parte, habló de su "importantísima" etapa como jugador del Real Madrid, tras pasar por sus categorías inferiores. "En la cantera del Real Madrid se desarrollaban unos valores que quedaban grabados a fuego en todos los jugadores que tuvimos la suerte de pasar por allí; esos valores de esfuerzo, lucha, trabajo, sacrificio, respeto, del comportamiento tanto en la victoria como en la derrota, que eso para mí es muy importante, y de esa mentalidad ganadora que caracteriza al Real Madrid", explicó, antes de afirmar que ganar la 'Champions' de 1998 fue "un sueño hecho realidad".
También guarda en el recuerdo la remontada ante el AC Milan (4-0) en los cuartos de final de la Liga de Campeones tras perder por 4-1 en la ida. "Fue el partido más espectacular que hemos vivido. Muy pocos pensaban que pudiera darse, ante un Milan que era el vigente campeón de Europa, plagado de estrellas", afirmó.
"Aquella plantilla del Deportivo se caracterizaba por la mentalidad competitiva de todos sus jugadores. Teníamos ganas de hacer cosas especiales, y en situaciones difíciles veíamos una oportunidad de hacer algo grande, y con esa idea salimos al partido y disfrutamos de una noche mágica en Riazor", añadió, antes de confesar el "recuerdo amargo" que les dejó la eliminación en semifinales ante el Oporto.
Por último, el preparador madrileño rememoró la victoria en la final de la Copa del Rey de 2002 con el Deportivo ante Real Madrid en el día de su centenario. "Fue otro logro importantísimo y otro ejemplo de la mentalidad ganadora de aquella plantilla, que en las situaciones más difíciles se crecía. Cuando todo el mundo daba por hecho que aquella final estaba diseñada para celebrar el centenario de un Real Madrid plagado de estrellas, se coló en esa fiesta un Deportivo que era muy competitivo desde su humildad", concluyó.