Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los penaltis apartan al Cadete del Atlético de la pelea por la final del torneo de 'Fútbol por la Amistad'

La lotería de los penaltis apartó al Cadete 'B' del Atlético de Madrid de pelear por estar en la gran final de este sábado del torneo de fútbol callejero enmarcado en el proyecto 'Fútbol por la Amistad' de Gazprom y que reúne en la ciudad lombarda a un total de 32 equipos.
Bajo un sol agotador, más de 300 niños y niñas vivieron una jornada festiva a las afueras de Milán desde primera hora de la mañana con el objetivo de disputar la final de la competición, ya en la popular Piazza Castello de Milán, donde se decidirá el ganador horas antes de que el Atlético de Madrid y el Real Madrid pugnen por ganar la Liga de Campeones en San Siro, cita que todos los participantes podrán ver en directo como premio añadido.
El Atlético, representante español de este proyecto por segundo año consecutivo y que el año pasado no superó la fase de grupos, fue de los más que brilló este viernes, pero al final la falta de puntería y los siempre imprevisibles lanzamientos de penalti le dejaron sin la posibilidad de alcanzar las semifinales cuando por juego y resultados parecía uno de los claros favoritos.
Al final, los chavales entrenados por Julián Manuel Villar-Aragón, uno de los principales responsables de la cantera colchonera, fueron eliminados por el Debrecen húngaro, ante el que también fueron netamente superiores, marchándose del torneo sin haber perdido realmente ningún partido.
Y es que desde el principio entre los 32 equipos de cuatro continentes presentes en 'Fútbol por la Amistad', el Atlético sobresalió. Fue uno de los encargados de abrir la actividad futbolística y pese a ser fútbol-6 y de las dimensiones reducidas del campo, cuando está habituado más a jugar al fútbol-11, lo hizo con mucha contundencia.
El sorteo le encuadró con el Paradou argelino, primer representante africano en las cuatro ediciones de este programa, el West Ham inglés y el Inter italiano, y ninguno no sólo fue incapaz de ganarle o empatarle sino que ni siquiera pudo batir a José Tomás González. Atrás, Adrián Luque y Valentín Emilov fueron los 'jefes', mientras que arriba, Cedrick, Alex y Adrián Expósito dejaron muestras de su habilidad y gol. Adrián Cuesta, Iker Recio y Jaime Heras también aportaron su trabajo para que la cantera colchonera brillase con fuerza, aunque sin premio.
Una goleada por 5-0 abrió su participación en el torneo ante el equipo norteafricano, que mostró ciertas virtudes técnicas, y posteriormente no se inquietó por el mayor poderío físico de los 'hammers', que cayeron por 2-0. Para cerrar la fase de grupos, victoria por 4-0 ante los 'neroazzurri'.
Como estaba previsto, con los cruces el nivel iría paulatinamente subiendo, pero el Atlético no bajó su ritmo y se deshizo de su primer rival, el Slovan de Bratislava eslovaco con contundencia, aunque a costa de encajar su primer gol. Para llegar a las semifinales, había que eliminar al Debrecen húngaro, un oponente que tiró de su físico.
Los rojiblancos dominaron y tuvieron las mejores ocasiones durante todo el partido, pero sólo encontraron el gol por medio de Cedrick, su gran goleador (9 goles), en una jugada de estrategia. A partir de ahí, desperdició buenas ocasiones y en un barullo en el área el equipo magiar encontró el empate en los compases finales.
El Debrecen aguantó los cinco minutos suplementarios y en los penaltis se llevó el billete a las semifinales, pese a que José Tomás González detuvo dos penaltis. El conjunto húngaro batió posteriormente al Royal Dutchies holandés, un equipo mixto, y disputará la final junto al Maribor esloveno.