Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente cántabro y el alcalde de Santander condenan los actos de "unos pocos" aficionados del Racing

"Algunos" aficionados asaltaron el palco presidencial y llegaron a golpear al presidente de la entidad, Ángel Lavín
El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, y el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, han condenado este jueves los actos violentos llevados a cabo ayer por "unos pocos" aficionados del Racing durante el partido de la ida de octavos de la Copa del Rey contra el Almería.
A preguntas de la prensa, tras un acto en la capital cántabra, Diego ha señalado que, a pesar de entender el "malestar de muchos aficionados" por la situación que atraviesa el club, la actitud adoptada ayer "por unos pocos" fue "absolutamente inadecuada" y la ha reprobado.
"No puedo dar de ninguna manera por buena una actitud como la adoptada ayer por algunos de los aficionados del Racing", ha dicho el presidente de Cantabria, que ha manifestado su reprobación a la violencia de "algunos" contra el palco presidencial de los Campos de Sport del Sardinero.
Así se ha referido Diego al asalto al palco presidencial protagonizado por una parte de la afición verdiblanca durante el partido de la Copa del Rey contra el Almería y durante el que algunos llegaron a golpear al presidente de la entidad deportiva, Ángel Lavín. Además, un grupo de aficionados lanzaron objetos desde la grada que alcanzaron e impactaron al presidente de la Unión Deportiva Almería, Alfonso García.
Estos actos se produjeron al inicio de la segunda parte, cuando el Racing perdía contra el Almería 0-1, y sucedían al acto de protesta de los jugadores del equipo santanderino que, al comenzar el partido, hicieron un 'plantón' quedándose parados y cediendo el balón a los andaluces.
Este acto llevado a cabo por la plantilla tenía como objetivo mostrar públicamente, aprovechando su retransmisión, la "delicada situación" que atraviesan los jugadores. Y es que el club no les paga sus salarios desde el mes de octubre a pesar de que Lavín se comprometió a abonar las cantidades adeudadas antes del 31 de diciembre de 2013, algo que no se ha producido hasta la fecha.
Por su parte, el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, ha calificado de "absolutamente lamentable" lo acontecido porque "el recurso a la violencia en ningún caso debe ser aceptado sino lo contrario, debe ser condenado".
Para De la Serna, una cosa es "el legítimo posicionamiento de la afición" en torno a la situación que atraviesa el club santanderino y que, a su juicio, "nunca debiera haberse producido", y otra es protagonizar actos violentos "desproporcionados y absolutamente injustificados".
"Así como nos parece perfectamente bien que los jugadores hayan parado al inicio del partido durante unos segundos para mostrar que están en un situación francamente desesperada sin cobrar el salario correspondiente desde octubre, nos parece desproporcionado y absolutamente injustificado que se recurra a la violencia contra la Junta Directiva por más razones que uno pueda tener o crea tener", ha concluido.