Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alfonso Cabello: "Aún no me creo lo que he hecho"

El ciclista español Alfonso Cabello recalcó este vienes que no se creía la medalla de oro que había conquistado en el kilómetro (C4-5) de los Juegos Paralímpicos de Londres, y que ni en sus "sueños" lo habría pensado, entendiendo el enfado de Jody Cundy, descalificado, pero recordando que "las normas son para todos".
"Aún no me creo lo que he hecho, ni en mis sueños habría logrado llegar hasta aquí y hacer lo que he hecho porque me ha costado muchísimo trabajo. Lo he dado todo, he trabajado al máximo", señaló Cabello tras la prueba.
El cordobés dio las gracias a "José Antonio Escudero, Joan Llaneras y Juan Martínez Oliver" por la "confianza" otorgada, y al seleccionador nacional Félix García Casas por haber "apostado" y "creído" en él "en todo momento". "Estoy muy contento de representar a mi país", añadió, mostrándose "muy orgulloso" por su récord del mundo.
"He arrancado muy bien, he sentido como iba bien, y aunque la última vuelta se me ha hecho un poco larga, como he sacado una buena renta en las primeras vueltas me ha valido", añadió, dejando claro que pese a su marca no se veía ganador de medalla. "Los competidores son de gran nivel y todos lo ha preparado con toda sus fuerzas y con sus máximos medios, y hasta que no acaba no te puedes ver ganador ni segundo ni nada", advirtió.
Luego vinieron "momentos difíciles" por el incidente de Jody Cundy, aunque el español lo "tenía claro". "En el reglamento pone que si no es rotura mecánica o es fallo de máquina, es salida invalidada. Entiendo su enfado y su protesta, si me hubiese pasado a mí creo que habría reaccionado igual, pero las normas están para todos y hay que cumplirlas", aseguró.
"Creo que se ha puesto un poco nervioso y se ha querido anticipar a la salida. La máquina abre cuando abre y si te quieres anticipar te quedas enganchado que es lo que le ha pasado a él", comentó, al tiempo que cree que le pudo presionar con su récord del mundo. "Por supuesto, uno cuando ve que un rival ha hecho un buen tiempo hay a quien le sirve de aliciente y a otros de lastre, depende del momento emocional en el que te encuentres", sentenció.