Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Belmonte: "Estaba segura de mi potencial, nunca me han hundido los comentarios negativos"

La medalla de plata en 200 metros mariposa en los Juegos de Londres, Mireia Belmonte, reivindicó este jueves la cuestionada apuesta de sus preparadores por competir en Londres en el mayor número de pruebas posible y aseguró que las críticas que dudaban de su capacidad de responder en campeonatos importantes no le han afectado: "Influirme (las críticas), no me influyen, porque yo estaba segura de mi potencial y nunca me han hundido los comentarios negativos, siempre los he cogido para mejorar, no para hundirme", señaló Belmonte en rueda de prensa.
La medalla de plata en 200 metros mariposa en los Juegos de Londres, Mireia Belmonte, reivindicó este jueves la cuestionada apuesta de sus preparadores por competir en Londres en el mayor número de pruebas posible y aseguró que las críticas que dudaban de su capacidad de responder en campeonatos importantes no le han afectado:
"Influirme (las críticas), no me influyen, porque yo estaba segura de mi potencial y nunca me han hundido los comentarios negativos, siempre los he cogido para mejorar, no para hundirme", señaló Belmonte en rueda de prensa.
Aún así, la catalana reconoció que ayer, al confirmarse como la primera nadadora nacida en España en llevarse un metal en unos Juegos, "no lo creía". "Quería llorar, pero no me salían las lágrimas", añadió.
En una rueda de prensa con motivo del metal obtenido ayer miércoles en una modalidad que, a diferencia de la de estilos, no está considerada su especialidad, Belmonte reconoció que ni ella, ni su equipo, contaban con que subiese al podio en su segunda final, tras el último puesto registrado en la primera que disputó en las que son sus segundos Juegos, el pasado sábado, en los 400 estilos. "No lo esperábamos, yo personalmente no", confesó.
Sin embargo, la de Badalona, que logró romper con la sequía de medallas de la delegación española en esta cita de 2012, aprovechó para defender la apuesta de su entrenador, el francés Fredéric Vergnoux, de situarla en el mayor número de pruebas en las que podía competir. Una decisión cuestionada en las primeras jornadas de los Juegos como posible responsable de que, inicialmente, no estuviese cumpliendo con las expectativas.
"Nunca se sabe, yo siempre digo que cuantas pruebas más nades, más oportunidades tienes de ganar algo y se ha visto en este campeonato, que cada una es nueva", destacó en su primera comparecencia ante la prensa española tras la medalla obtenida en los 200 mariposa, una disciplina con la que, a priori, parecía no tener tantas opciones como con la que está considerada su gran baza, los estilos.
"RECOMPENSA AL TRABAJO".
Para ella, la medalla representa "la recompensa al trabajo al trabajo de todo este tiempo y de estos días, muy difíciles". "Porque había entrenado muy bien y no salían las cosas, pero yo le decía al entrenador que si la preparación había ido bien, tendría que acabar saliendo bien. Y no ha tardado, pero todavía no me lo creo", declaró sobre un logro que "corresponde a mucha gente, parte al club" Sabadell, al que se unió en 2008, después de su estreno olímpico en Pekín.
Y es que a pesar de un inicio irregular, Belmonte prefirió no obsesionarse con la falta de resultados. "Sólo pensaba en el día a día, sabía que día anterior no me podía condicionar, iba con mucha tranquilidad, para hacer las cosas bien", indicó. "Estos días no estoy teniendo un trabajo mental específico, pero durante el año he contado con un preparador al que le estoy muy agradecida y creo que la clave ha sido tranquilidad y no ponerme nerviosa por conseguir cosas, que vendrán solas", confesó.
Como prueba, esta jornada, en la que dijo que aún está "sorprendida las felicitaciones" y porque tanto los medios, como destacados deportistas, "se fijen" en ella. "Me hizo mucha ilusión Rafa Nadal, es mi ídolo español y choca un poco que te felicite, cuando debería ser al contrario", declaró.
NUEVO RETO.
Además, mañana tiene la oportunidad de probar una vez más su potencial en la final de los 800 libres, a la que se clasificó esta mañana tras quedar segunda de su serie y cuarta de la clasificación general.
Su estrategia es clara. "De momento, nadarla como ayer -miércoles--, tranquila, disfrutarla al máximo posible, porque sé que las rivales van a salir muy fuertes, pero la prueba es larga y el objetivo es no cansarme", recalcó.
Aún así, se mostró consciente de que tendrá que superar su propia marca personal, de 8.22, si quiere aspirar al segundo metal de su carrera, puesto que la presea se juega por debajo de los 8.20. El impulso de la plata en mariposa ayudará, tras el mal sabor de boca del último puesto en su estreno en una final olímpica.
"Estaba tensa, sin embargo la sensación ayer antes de nadar fue diferente, ayer estaba como un flan y el otro día más tranquila. Me da buenas sensaciones estar nerviosa", afirmó la nadadora española
Otro factor a su favor será la experiencia acumulada, ya que según la badalonense cuenta con suficientes campeonatos como para no estar en desventaja respecto a sus rivales. "Todo el que tiene experiencia internacional lleva algo ganado, pero yo creo que tengo algo ya para competir con ellas", reivindicó, y recordó que el año pasado ya había ganado a alguna de ellas en el Dutch Open, "una gran competición para ensayar".
SE TIRARÁ EN PARACAÍDAS.
El plan será el habitual, "todo bastante tranquilo". "Levantarse a las ocho de la mañana, desayunar, bus, piscina, entrenar un poco, volver a la villa a descansar, siesta, y a la piscina", explicó, además de una superstición personal que considera una "manía": una manicura de largas uñas y coloridos motivos, diferentes en cada dedo. "Me dan buena suerte", señaló con una sonrisa.
El resultado, sin embargo, "dependerá de las sensaciones que tenga". "Ayer me noté muy bien en el primer cien, lo pagué un poco al final, pero fui valiente y espero que sepa mantener el tipo", declaró, consciente de que la misma valentía será necesaria para cumplir con la promesa que realizó en caso de regresar a Badalona con medalla: "Dije que me tiraría en paracaídas, no sé cuándo lo haré, pero tengo que cumplirlo".